Edición Impresa

Frivolidad de noticias inmediatas

José Fernando Suárez S 30/4/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

Quedé realmente espantado de ver en un grupo de WhatsApp las fotos escalofriantes que un amigo había mandado sobre los dos jóvenes que se habían lanzado de un edificio en nuestra ciudad.

Una amiga le reclama y le dice: “Por favor, no enviemos esas fotos al grupo, por respeto a la familia de los afectados”, a lo que él inmediatamente le responde: “Es noticia, estoy trasmitiendo una noticia, nada más”.

¿Cómo es el proceso de la información y comunicación en este mundo hiperconectado? Está claro que en este mundo donde el proceso de comunicación se ha vuelto rápido y ágil, no hay elementos de filtración de la información como se hacía anteriormente.

En los medios de comunicación tradicionales, el periodista tiene la obligación de confirmar las fuentes, de verificar la eficacia de la información y de analizar si lo publicado puede causar algún tipo de afectación, ya sea de orden moral o sicológica a los afectados. Evidentemente, siempre ha existido la crónica roja, algo que ha adquirido interés en el ámbito de las redes sociales. Ahora en los medios digitales no se procesa la noticia.

Ahora, toda persona que tiene un celular a la mano se convierte en un periodista en potencia, el problema está en que el proceso de análisis de la información se ha reducido en su mínima expresión, es más, ya no existe.

Se pasan noticias en las redes sociales realmente escalofriantes. Si empáticamente nos colocamos al lado de los afectados, ¿no nos gustaría ver a nuestros familiares en alguna situación incómoda o desgraciada?

A la hora de reenviar noticias, fotos o videos debemos ser reflexivos, analizar, como si fuéramos los afectados, ¿no gustaría que nos hagan eso?, es de real importancia que no por hacer noticia o pensar que estamos trasmitiendo información afectemos la moral de las personas y la sensibilidad de muchos.

Es necesario reflexionar como sociedad y como seres humanos, es primordial replantear el uso de las redes sociales como un medio de comunicación ágil y eficaz, pero es fundamental que como individuos procesemos esa información, dígase, foto o video que estamos trasmitiendo, evitando así dañar la integridad de las personas, de las familias y la sensibilidad de los receptores.

Esta reflexión a todos los que hoy portamos cámaras y sacamos fotos al estilo periodístico, que el hecho noticioso no nos convierta en personas frívolas e insensibles.



Comentarios