Escucha esta nota aquí

Las políticas de gobierno y las formas de gobernar van cambiando paulatinamente. Desde que empezaron las primeras formas de interacción pueblo-gobierno en Roma se han introducido cambios que responden a la evolución de las sociedades. Un caso puntual en la actualidad son las redes sociales, muy difíciles de censurar –como a los medios tradicionales– y por donde se filtra información. Gobierno abierto puede presentarse como una luz al final del túnel de la corrupción que muchas administraciones públicas padecen.

Gobierno abierto es un concepto que nació en Inglaterra en una época de cambios, en la década de los 70. Lo que persigue es que exista transparencia en las políticas del gobierno y que la administración pública sea abierta en todos los niveles posibles. Para aplicar este nuevo paradigma se deben crear espacios en que los ciudadanos participen y colaboren de manera activa. Cuando un gobierno trabaja bajo esta premisa tiene como compromiso la garantía de la administración y operatividad de todos los servicios públicos, debido a que la misma comunidad es la encargada de supervisar que esto sea así.

El mismo gobierno es el que debe promover espacios en que los ciudadanos participen en las decisiones que pueda tomar aquel, también la ciudadanía debe buscar soluciones a sus problemas, porque, al final, es ella la beneficiada. La gestión de transparencia, además, fortalece el estado social y democrático de los gobiernos, desde la percepción ciudadana, debido a que es el ciudadano quien desea saber cómo el gobierno invierte el dinero.

En la última década, en varios países del mundo hubo un cambio en la forma de gobernar que ha dado como resultado cambios drásticos en cómo se rinden las cuentas. En el pasado quedó la necesidad de mostrar al Parlamento correspondiente que todo lo que se había gastado estaba en consonancia con los montos asignados. En la actualidad, los mismos ciudadanos necesitan saber qué han hecho con el dinero que les pertenece. Esta es una garantía de los sistemas democráticos cuya característica principal es que se ‘muestra’ a la ciudadanía y permite darle seguimiento a los diversos programas políticos y públicos.  

Comentarios