Opinión

¡Gracias querido Dr. Urenda!

Carlos Pol 25/7/2020 09:29

Escucha esta nota aquí

Durante la conducción del Dr. Urenda, como secretario de Salud en la Gobernación cruceña (2013) asumió el reto de dar funcionalidad a los hospitales de tercer nivel. Realizó las gestiones para destinar el 30% del presupuesto de la Gobernación para la salud. En 2016, Santa Cruz se convirtió en el primer departamento en poner en funcionamiento un moderno acelerador lineal y el único del sistema público en Bolivia en el Hospital Oncológico. Para la lucha contra el cáncer, se entregó un equipo de braquiterapia en el Oncológico, que demandó una inversión de Bs 5 millones para mejorar la efectividad del tratamiento contra el cáncer de cuello uterino. En la gestión del Dr. Urenda, se entregó equipos por Bs 7,8 millones, para las cirugías a corazón abierto y con ello proceder al primer trasplante de corazón en un hospital público. 

 Al mismo tiempo, hizo las gestiones para que los hospitales de tercer nivel realicen trasplantes de hígado. Otro de sus logros, fue la construcción del hospital de tercer nivel de Montero, dos salas de este nosocomio fueron habilitadas para la atención de pacientes Covid-19 del norte integrado. También fue uno de los impulsores de la Ley del 10% del presupuesto para salud. Y sobre todo nos guiaste para que nuestro amado departamento afronte esta Pandemia. Además, fue un hombre qué siempre dio la cara, qué se mostró, no se escondió, no se asustó, valiente cómo pocos, que brilló en las más difíciles y demostró estar hecho para afrontar las crisis. Un gran líder, luchador, noble, frontal, sereno, conocedor, seguro, sin estridencias y sobre todo amante de nuestra tierra, todo un CRUCEÑAZO DE ORO. Que, estuvo en primera línea y lucho con tanto amor, mística y convicción por nuestro Santa Cruz, cómo un gran gladiador leal y consecuente, firme hasta lo último de su vida. Recuerdo, que siempre luchó y puso su vida al servicio de la gente. Lo hizo siempre de pie y con la frente en alto. No se guardó nada, lo entregó todo. Gran dolor agobia mi corazón por tan valerosa perdida, descansa en Paz querido Dr. Urenda (cómo lo llamaba yo). Tu templanza, tu liderazgo, tu vocación de servicio, tu gestión, todo tu legado perdurará por la eternidad en mi memoria y en la de todos los cruceños. ¡Gracias querido Dr. Urenda! Gracias por dejarnos un gran legado! gracias por todo! Con mucho apreció y admiración te mandó al cielo un fuerte abrazo! Mis más sentidos pésames para tu amada familia a quienes acompaño en estos duros momentos con todo mi ser! La verde y blanco, en su onomástico, llora la partida de su ilustre hijo!