Edición Impresa

Hablando de golpes y traiciones

Escucha esta nota aquí

Los golpes de Estado no necesariamente son a iniciativa de las FFAA, el Gral. García Meza quien fuera posesionado por Lidia Gueiler como Comandante en Jefe, fue tentado por el poder político, empresarial y del narcotráfico, finalmente, le exige su renuncia y toma el mando del país que vivió un año con el “testamento bajo el brazo”.

Una década anterior, 1971 el golpe a JJ Torrez fue organizado por el MNR y la FALANGE, había 3 nombres para ocupar la “silla” el My. Humberto Cayoja, el Gral. Iriarte, el Cnl. Banzer, quien después de llegar a acuerdos con los otros dos candidatos asume la Presidencia de facto, después del “asalto” a Palacio tocó repartir el “botín” “ministerios y embajadas”; el Gral. Zenteno a Defensa; el Gral. Iriarte Comandante en Jefe, Cnl. Selich en Gobierno, My. Cayoja Jefe de la Casa Militar, a los civiles promotores y participes del golpe también les toco su “parte”, Mario Gutiérrez Canciller, Carlos Valverde (padre) en Salud “ambos de la FSB”, Raúl Lema del MNR en Finanzas y, posteriormente Banzer se deshizo de quienes los encumbraron, los destituyo y persiguió.

A 50 años del golpe que llevo a Banzer a la presidencia, los bolivianos debatimos en variados escenarios lo sucedido en noviembre de 2019, que un sector de la población califica como “fraude” y otros como “golpe”, independientemente de ambas, lo sucedió con “JJ Torres” y “Morales”, tienen en los hechos similares características, en el 71 todo se organizó y planificó en Santa Cruz, por la clase política que estaba en contra de Torrez, el 2019 también inicia en la capital Cruceña, por los contrarios a Morales, la diferencia es que lo sucedido fue apoyado por la sociedad civil opositora de las ciudades capitales, de otros Departamentos.

En el 71 las FFAA tuvieron una participación activa en la toma del poder, habían unidades militares “torristas” que defendían la permanencia de JJ en el Gobierno, pero una gran mayoría exigían sacarlo por la política social y de izquierda que promovía; finalmente, se acordó que Banzer asuma el mando y se mantuvo en el poder durante más de 7 años, el Cnl. Selich quien durante el golpe acuño la frase: “no quiero presos ni heridos, hay que cazarlos” (frase que años después sería repetida por Murillo) tenía aspiraciones presidenciales era una amenaza para Banzer, quien lo destituye y al igual que Torres es asesinado en Buenos Aires, a otros los manda al exilio, varios son asesinados y desaparecidos, aunque Banzer nunca recordó haber ordenado esas muertes o desapariciones.

El 2019 ninguna Fuerza o Unidad Militar “división o regimiento” salió a respaldar a Morales, por el contrario la segunda línea de generales exigían que “Kali” tome decisiones de cara a la crisis política y social, de no hacerlo, el mando Militar sería relevado y apresado, “Kali” hoy “prófugo” teniendo la información que Morales “presentaría” su renuncia, aprovecho y “pretendió” estar a tono con las protesta sociales que exigían la dimisión y sugiere al Presidente presentar su renuncia, esta fue la estocada final al Gobierno de Morales, quien sin el respaldo de las FFAA pierde el control político, los generales de segunda línea a quienes les tocaba tomar el mando en diciembre o los primeros días de enero de 2020 presionaron para que se dé la salida de Morales, posteriormente fueron “reconocidos” y posesionados por “Añez” en los máximos cargos de las FFAA, Orellana, Guerra, Inchauste (reemplazado por Salvatierra), Álvarez, Mejía y otros, demostraron sus habilidades en la pesca porque “en rio revuelto ganancias de pescadores”

Kaliman quien se declaraba “soldado del proceso de cambio”, nunca estuvo entre los primeros de su curso, ascendió a Gral. Brig. Siendo el de 6to., luego fue designado Inspector General del Ejército, cargo que le correspondía al Gral. Colodro, esta designación fue para habilitarlo posteriormente para ser el Cmte. Gral. Del Ejercito y después Comandante en Jefe; lo propio sucedió con el Gral. Terceros quien paso por encima a los Grales. Sempertegui y Guerra y fue designado Cmte. De la FAB sin tener los méritos necesarios, recientemente declaró que para afrontar la crisis de noviembre del 2019 se reunió el “Alto Mando Militar”, declaración “falsa” porque el mismo lo componen el Presidente del Estado, Ministro de Defensa, Comando en Jefe y Comandantes de Fuerza, (Art. 19 y 20 de la LOFA) y Morales nunca se reunió con el mando militar.

La organización y estructura de las Fuerzas Armadas descansa en su jerarquía y disciplina, es esencialmente vertical, no delibera, está sujeta a las leyes y reglamentos militares, al respecto, el artículo 245 de la CPE., el parágrafo I del artículo 246 prevén que: “Las Fuerzas Armadas dependen de la Presidenta o del Presidente del Estado y reciben sus órdenes, en lo administrativo, por intermedio de la Ministra o del Ministro de Defensa y en lo técnico, del Comandante en jefe”.

Durante la crisis del 2019 las FFAA, se desconocieron a sí mismas y recibieron órdenes del “omiso” Tuto Quiroga, quien apoyado por Mesa, Albarracín, Vásquez y Camacho les instruía como y cuando dar la autorización del despegue del avión Presidencial y de la nave enviada por el gobierno mexicano, los generales de “confianza” no habrían respondido con lealtad a su Capitán General, quien los ayudo a estar donde estaban no queda más que parafrasear “cría cuervos y te pedirán la renuncia”.

María Eugenia Martínez es abogada

Comentarios