OpiniónEDITORIAL

Hacia el alcohol etílico

El Deber logo
9 de septiembre de 2017, 8:51 AM
9 de septiembre de 2017, 8:51 AM

Santa Cruz está dando nuevos ejemplos de lo que se puede lograr trabajando la tierra, haciéndola producir, en una especie de reto a lo que se llama el extractivismo, que consiste en extraer de la tierra recursos naturales no renovables.

Un acuerdo Memorándum de Entendimiento suscrito a fines de agosto con el Gobierno nacional hará posible que la iniciativa privada cruceña invierta unos 1.500 millones de dólares en diez años, según calcula Gary Rodríguez, del IBCE, para duplicar el área de cultivo de caña de azúcar con destino a la producción de alcohol etílico, o anhidro, para mejorar la gasolina y diversificar la matriz energética.

La buena nueva llega cuando el país tiene problemas con el sector hidrocarburos, paradigma del extractivismo, y ofrece perspectivas de mayor empleo digno, unos 12.000 para comenzar, según Rodríguez, aumentando en 4% el producto agrícola y en 2% el industrial.

Quizá este acuerdo lleve a que se resuelvan todos los problemas que impiden contar con lo que Freddy Suárez, de la CAO, llama “la propiedad plena de la tierra”, porque con montos tan grandes de inversión prevista se necesita dar garantías a la propiedad privada.

El mensaje es que la tierra está siempre esperando los brazos que la hagan producir, pero en rubros que ayuden al país y no lo perjudiquen. Producir alcohol anhidro y llegar al biodiesel sería una magnífica demostración de este mensaje.

Hay muchas barreras que deben ser superadas además de la relacionada con la propiedad de la tierra. Los países que dan plenas seguridades en ese sentido son los que más inversiones hacen, crecen sus economías, aumenta el empleo y suben las exportaciones. 

Temas burocráticos también deberán ser resueltos. En el anuncio del acuerdo con el Gobierno se informó que la empresa Guabirá pidió autorización al Gobierno para exportar 10 millones de litros de alcohol de caña a Colombia pero que no recibió ni autorización ni respuesta.

El ministro de Desarrollo Productivo, Eugenio Rojas, dijo que el Gobierno se propone asegurar la atención de la demanda interna antes de autorizar exportaciones. En este caso, la explicación no parece la correcta.

La buena noticia es que Bolivia ingresa ahora a la era de los biocombustibles, algo en lo que los vecinos están bien avanzados, sobre todo Brasil, con exportaciones consolidadas. 

Tags