Escucha esta nota aquí


Las quince provincias de Santa Cruz se han dotado de una importante herramienta para impulsar su crecimiento integral y mejorar la calidad de vida de sus habitantes con una mayor autonomía de gestión. Se trata de la Ley de Desarrollo y Fortalecimiento Provincial que permitirá desconcentrar diversos servicios y delegar facultades y recursos a las subgobernaciones. Es posible deducir que, entre otras ventajas, ya no será necesario el peregrinaje de ciudadanos desde provincias y municipios a la ciudad capital para el cumplimiento de determinados trámites, con el consiguiente ahorro de tiempo y recursos. Dicha ley fue aprobada por unanimidad en una sesión ordinaria convocada por la Asamblea Legislativa Departamental (ALD) en el municipio de Vallegrande y luego enviada al gobernador Rubén Costas para su promulgación.

En un Estado de centralismo secante, el que acaba de darse es un paso más en la profundización del proceso autonómico y descentralizador en el departamento más grande y poblado del país y que, por consiguiente, ante múltiples problemas y necesidades, requiere administrarse con la mayor independencia y eficiencia posible optimizando la utilización de sus recursos, más aún en periodos de crisis económica y agravados por el virus todavía incontenible del Covid-19.

Hubo un largo pero necesario proceso previo de socialización de la norma, a cargo de una comisión mixta de la Asamblea Legislativa Departamental que recorrió los municipios de Santa Cruz para conocer necesidades, recoger observaciones e intercambiar criterios con autoridades y representantes de diferentes organizaciones. 

“Es una de las leyes más importantes que anhelaban las provincias para su fortalecimiento”, resumió el presidente de la Asamblea Legislativa Departamental, Hugo Salmón. La flamante normativa consta de 36 artículos y su aplicación permitirá desconcentrar más de una decena de servicios en transporte, carreteras y caminos, ordenamiento territorial, turismo, medioambiente, cultura, deportes, juventud y género, gestión en los sistemas de educación y salud, políticas sociales, desarrollo productivo, seguridad ciudadana, gestión de riesgos, trámites en ventanilla única, entre otros. También contempla la creación de los Consejos de Desarrollo Provincial y la implementación de oficinas para ayudar a la población en sus proyectos y trámites.

Un denominado Fondo de Equidad será creado “para continuar disminuyendo los índices de pobreza en la región”, con diversos proyectos y programas. “Se trata de una medida que debe generar un compromiso mayor para continuar luego en un proceso de descentralización técnica, administrativa y política que remate en la elección de los subgobernadores”, matizó por su parte el alcalde de San José de Chiquitos y candidato a la Gobernación Germaín Caballero, que ve con buenos ojos la ley recientemente implementada.

En un periodo marcado por la prolongada crisis sanitaria y los procesos electorales que desvían la atención pública, es encomiable que en el seno del principal órgano legislativo de Santa Cruz se generara el espacio para debatir, consensuar y aprobar un instrumento legal de importancia significativa para atender las necesidades y estimular el desarrollo de los pueblos de ‘tierra adentro’, de innegable potencial en la región de las llanuras.