Opinión

Historias entrópicas

El Deber 9/5/2017 04:00

Escucha esta nota aquí

La cantidad de factores que interviene en la actual situación venezolana supone un esfuerzo interpretativo fuera de lo normal; empero, en un intento heurístico podríamos sostener que ante nosotros tenemos un claro fenómeno de entropía social. La entropía, como se sabe, es –en términos generales– “la medida del desorden de un sistema”, fenómeno que se caracteriza por una progresión continua e irreversible. Políticamente hablando, una huida al desastre.

Parece que los regímenes que gestionan formas políticas basadas en la confrontación y la radicalización permanente como mecanismos de legitimación y conservación del poder, provocan lo mismo que da origen a una entropía termodinámica, una aceleración de sus componentes que termina autodestruyéndose o infligiéndose daños irreversibles.

En física, este proceso está determinado por la temperatura a la que se someten las partículas: cuanto más se calientan, más rápidamente transforman el sistema. En fenómenos de corte neopopulista pareciera que cuanto más se radicalizan, más acelerada es la descomposición y desorganización de las formas del poder. La entropía de los procesos termodinámicos alcanza un punto en el que es imposible que sus partículas reconstruyan ningún estado previo. Su transformación es definitiva. En política, el deterioro del poder puede alcanzar un punto en el que ninguna medida, por democrática y conciliadora que parezca, logrará frenar el movimiento y la orientación de la sociedad civil.

La situación venezolana muestra un grado de entropía que podría delinear –con las salvedades en cada caso– un horizonte posible de sucesos similares. De hecho, en todos los experimentos populistas latinoamericanos del siglo XXI la secuencia de los procesos y sus características son similares. Lo mismo cabe decir de la desorganización del poder que generan y que, eventualmente, termina con ellos. La lección venezolana desde este ejercicio meramente académico podría resumirse en una frase entrópica por definición: hay un momento en que la medida del desorden termina con el poder. 

Comentarios