Edición Impresa

Hombres Nuevos se alegra y se lamenta

Nicolás Castellanos Franco 19/11/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

El Proyecto Hombres Nuevos lleva casi 30 años en Bolivia trabajando por la promoción integral de los bolivianos, reduciendo las fronteras de la pobreza, levantando esperanza en la gente.

Hoy quiero compartir el gozo y la alegría de ese patrimonio cultural, educativo, social y pastoral de Hombres Nuevos. Y también ciertos lamentos.

Hombres Nuevos siempre ha tenido una preocupación global, integral y por eso también se preocupa del ornato y belleza de la ciudad de Santa Cruz. Ahí están los siete templos en el Plan 3.000, 16 en toda Bolivia, modernos, funcionales, de gran belleza arquitectónica; las seis plazas en el Plan 3.000, la plaza de El Mechero, la más grande de Santa Cruz de la Sierra, que gracias a Hombres Nuevos, hoy no es un mercado más.

Pero también Hombres Nuevos se lamenta del deterioro, abandono de las plazas. El caso más reciente es el de la plaza del barrio San Agustín, construida por Hombres Nuevos, que han tenido que manifestarse los vecinos para que la Alcaldía se decida a refaccionarla.

Es inaceptable e incomprensible, que plazas construidas por la iniciativa privada, en este caso por Hombres Nuevos, se abandonen, se deterioren y que las autoridades competentes permitan que el paisaje urbanístico se destruya y que no conserven este patrimonio que expresa la cultura, la belleza y el civismo de una población.

Es voz común generalizada, comentario de la ciudadanía que si hubiese menos corrupción en nuestras instituciones y autoridades, habría dinero para cuidar, embellecer nuestra ciudad y limpiarla de tantos basurales que “la adornan”.

También Hombres Nuevos tiene otro interrogante ¿Por qué las autoridades estatales, departamentales, municipales, no apoyan, colaboran con tantas ONG, como Hombres Nuevos, que han realizado tantísimas obras sociales, educativas, del ocio y tiempo libre? ¿Por qué no toman en cuenta a todas estas ONG que trabajan a fondo perdido en beneficio de los pobres, a los que tenían que ayudar las instituciones públicas?

Tal vez el nuevo Gobierno y las nuevas autoridades departamentales y municipales que salgan de las elecciones del 7 de marzo, tomen conciencia y apliquen unas políticas más sociales, y juntos trabajemos por suprimir el 13% de la pobreza extrema y el 37% que viven en situación de pobreza en Bolivia. Y que no mueran al año 14.000 niñas y niños de muertes evitables.

En Bolivia podríamos vivir bien todos, pues somos un país rico.