El Deber logo
3 de abril de 2018, 4:00 AM
3 de abril de 2018, 4:00 AM

Se trata de una serranía situada a 250 kilómetros al suroeste de la ciudad de Santa Cruz (provincia Cordillera). Fue en la antigüedad una muralla fronteriza entre el imperio inca y el país de los valientes Chiriguanos (Museo NKM). En sus entrañas se encuentran cerca de 2,98 trillones de pies cúbicos de gas, según los estudios de la firma canadiense GLJ Petroleum Consultants Ltda. Su producción permite un ingreso a nuestro departamento de alrededor 33 millones de bolivianos al mes, que corresponde al 50% de los recursos que recibe la región por la explotación  hidrocarburífera. Un dato más para comprender la magnitud de este campo es la declaración de la Gobernación: “En Santa Cruz existen 36 campos gasíferos en producción, de los cuales Incahuasi, pese a ser el último en entrar en operación, tiene una producción similar a los 35 restantes”.

Fue esta misma consultora –contratada por YPFB, a solicitud de las partes hoy en conflicto–, que después de tomar en cuenta los datos sísmicos, geológicos, petrofísicos y de geología de superficie, entre otros, determinó con certeza la localización de este reservorio, declarando públicamente en agosto de 2016 que el campo Incahuasi-Aquío se encontraba en su totalidad en Santa Cruz. Luego, el propio presidente Morales en marzo de 2017 dio por cerrada esta discusión y lamentó que los cívicos chuquisaqueños no reconozcan dichos estudios.

Se dice que la disputa de Incahuasi se originaría con la nota del 13 de julio de 2016 dirigida por el viceministro de Autonomías a YPFB donde se afirma que la documentación sobre las delimitaciones entre Santa Cruz y Chuquisaca es apenas referencial y que debe ser utilizada para fines institucionales, pues la misma no define los límites de ambas regiones (EL DEBER).  Sin embargo, en el caso de Tarija y Chuquisaca, sus demarcaciones interdepartamentales sirvieron para zanjar el problema limítrofe del campo Margarita, pero al parecer no valen en este caso. 

En diciembre pasado, “el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) determinó paralizar el pago de regalías de los reservorios de gas en este campo y concedió a la Gobernación de Chuquisaca la facultad de efectuar una delimitación interdepartamental entre ambos departamentos” (ANF). Posteriormente, una resolución del Ministerio de la Presidencia (046/18, del 31 de enero de 2018), mandó cumplir la retención de regalías de Incahuasi que le corresponden a Santa Cruz y anula los límites históricos, precisos y oficiales, muy bien demostrados mucho tiempo atrás por Pedro Ignacio Cortés (1887) y Justo Leigue Moreno (1891). 

¿Por qué nos hacen esto?, se preguntan los cruceños. ¿Será que vamos retornar a la época de la lucha regional por las regalías de hace 60 años? El marco legal está definido en las leyes del 10 de noviembre de 1898 y 21 de octubre de 1902, refrendada esta última por R.S. del 20 de noviembre de 2014, que pone fin a la larga disputa entre los dos departamentos.

Recientes declaraciones de parlamentarios oficialistas arremetieron contra el memorial presentado por la gobernación cruceña que objeta la sentencia del TCP, calificándolo como una “chambonada técnica”, y por contener su defensa apenas dos hojas. Me parece que incluso estas páginas fueron demasiadas extensas. Bastaba recordarles a los magistrados en letras mayúsculas: “La ley se cumple, no se negocia”. ¿Acaso no es el TCP el llamado a defender la Constitución y la legislación vigente? Juzgue usted.  

Tags