29 de mayo de 2024, 16:13 PM
29 de mayo de 2024, 16:13 PM

José Luis Contreras*

En un picante articulo último, Diego Ayo se hace la burla (¿?) de la posición del Gobierno ante informes de Bolivia que emiten las calificadoras de riesgo; Reporteros Sin Fronteras sobre el Índice de Libertad de Prensa; el Índice del estado de derecho del World Justice Project; el medidor de democracia de Freedom House etc. etc. calificándolas como 'mentiras neoliberales'.

Una interpretación más benévola, es que todo accionar del Gobierno es un ejercicio de la ingeniería del caos: la disciplina que implica introducir intencionalmente fallas e interrupciones en los sistemas para identificar y fortalecer sus debilidades.

Todo es, entonces, un ejercicio de posicionamiento ante supuestas adversidades actuales que, deberían darle al Gobierno información sobre cómo reacciona el país en general y la oposición (si existiera) en particular, sobre cada uno de estos temas. 

De hecho, una pieza fundamental de esta disciplina es el círculo virtuoso de primero probar y fracasar intencionalmente para después aprender y volver a probar con los cambios exigidos por el fracaso.

Según declaraciones del ministro Montenegro en mayo del 2023, "el Gobierno es como una mamá, que cubre a sus pollitos para que no reciban el impacto de los choques." Así que nos quedamos tranquilos porque el experimento saldrá bien, duela a quien le duela.

En este contexto, considerando la estrategia de reconstrucción del 'Vivir Bien' propagada por 'mamá', se podría entender por qué primero se ensañaron contra opinadores, después contra asambleístas que no aprobaban créditos, después contra los exportadores por la falta de dólares, luego contra los surtidores por la falta de diésel, contra el gobierno de Evo Morales por el engaño del “mar de gas” y ahora con la banca, otra vez, por la falta de dólares.

Así también se aclara el comentario del viceministro de Presupuesto y Contabilidad del 2023, cuando Moody’s rebajó la calificación de Bolivia, e indicó que le parecía curioso “que cuando firmamos los convenios con China y ahora con Rusia …Moody’s nos baja la calificación.”

Esos convenios no se hicieron públicos, pero todo es para bien.

Ya nos hará conocer el Gobierno su aprendizaje de aplicar la ingeniería del caos, y anunciará medidas que nos lleven a vivir mejor cuando los 'barones de YPFB' nos den la buena noticia de las reservas certificadas de gas y del anuncio sobre el “enorme potencial” del pozo Mayaya comprometida para junio.

Estos son tiempos de la política como espectáculo y, como en la guerra, la primera víctima es la verdad.

Tags