Edición Impresa

OPINIÓN

Innovar en crisis

31/7/2020 03:00

Escucha esta nota aquí

Patricia Hurtado I.

¡Si la innovación era clave antes de la pandemia ahora lo es mucho más, es esencial! Así como la medicina y los alimentos son esenciales para las personas, la innovación es esencial para las empresas, quien no lo entienda así y no actúe en consecuencia sencillamente desaparecerá.

Innovar en tiempo de crisis es algo natural, pasa por entender que hay un nuevo consumidor, hay un nuevo mercado, y que hay que asumir un desafío adaptativo. Hay que hacerlo, con miedo o sin miedo, pero hacerlo. 

Muchos emprendedores han reaccionado con rapidez y capacidad de adaptación a la crisis, hemos visto empresas como Creotec que de hacer prótesis estéticas con tecnología de Industria 4.0, han creado una nueva línea de respiradores Meditec. La industria del retail está ofreciendo opciones con realidad aumentada en la que los consumidores que no pueden llegar a las tiendas físicas casi pueden sentir los productos. En el sector de bienes raíces hay iniciativas con esta misma tecnología. Han surgido opciones en telemedicina, aplicaciones de distribución de alimentos, de educación virtual, de control de temperaturas en aeropuertos, de servicios de belleza a domicilio.

Sin lugar a dudas, el crecimiento acelerado del comercio electrónico y el cambio de comportamiento de los consumidores, ha presionado a las empresas y las están impulsando a innovar y están haciéndolo con agilidad para adaptarse a las necesidades de los entornos donde operan.

En el ecosistema empresarial la carrera por la innovación la protagonizan dos actores: las corporaciones y las start up o emprendimientos emergentes. Son dos mundos muy distintos, pero conectados pueden generar valor para ambos. Las star up han dado ejemplo de velocidad y adaptabilidad, las corporaciones con esquemas de trabajo colaborativos también se están reinventando. El reto es quien llega más rápido y más empático con el cliente.

La clave para innovar y transformar las empresas en crisis, sin lugar a dudas no es solo la tecnología, son las “personas”. La transformación es mucho más que digital, es cultural y empieza por los líderes de las empresas. El desafío de transformarse e implementar nuevas formas de pensar y trabajar es el que va a determinar quiénes sobreviven la crisis. Ahora más que nunca hay que diseñar poniendo en el centro al cliente como ser humano, este proceso no puede ser puertas cerradas o jerárquico, deber ser co creado dentro y fuera de la empresa. Nadie innova en solitario, ahora ya no vale el expertise de pocos, vale la interacción de muchos.

El cambio de “mainset” es muy importante para transformarse y se refleja en los comportamientos. Para cambiar la gestión, hace falta cambiar la mentalidad, un líder no puede liderar un cambio en el que no cree. La innovación en época de crisis requiere líderes que tenga más intensidad con el compromiso que con el cargo como dijo el especialista el liderazgo Robin Sharmas y autor del libro El líder que no tenia cargo.
Había muchas cosas pendientes antes de la pandemia que no se hicieron, ¡hoy son una realidad!