Edición Impresa

OPINIÓN

Jaque mate a la educación

Mónica Olmos C 3/8/2020 03:00

Escucha esta nota aquí

El gobierno de Jeanine Áñez no pudo con la educación, se aplazó y aplazó a todo el Subsistema de la Educación Regular. Se equivocó poniendo a una maestra de Ministra con más penas que glorias y luego manteniendo en la cartera a don Víctor Hugo Cárdenas, un hombre que en la realidad ha demostrado no confiar lo suficiente en la educación virtual, un funcionario público absolutamente lento como gestor, malo para comunicar e informar y pésimo para buscar y encontrar consensos. Junto a él, se aplazaron sus directos colaboradores quienes acompañaron una gestión marcada por la ineficiencia y el extravío. Veamos:

Luego de más de 40 días de no presencialidad, Cárdenas anuncia cursos de capacitación para maestros. Antes estuvo concentrado en la distribución/pago del bono a estudiantes.

No demostró voluntad política para reunirse con el Magisterio ni padres de familia, es más, los dejó esperando en más de una oportunidad. Gravísimo error porque luego se lo echaron en cara en varias oportunidades.

Luego de 84 días de no presencialidad y cuando se hace notorio el reclamo a tanta incomunicación, Cárdenas saca el Decreto Supremo No. 4260 que dice poco en términos técnicos y da menos en términos de responsabilidades, pero deja claro que el gobierno no se hace cargo de la educación virtual en cuanto a su sostenibilidad económica.

31 días después del DS, es decir, a 115 días de no presencialidad (cuando el semestre lectivo estaba concluyendo), anuncia los tan esperados Reglamentos Específicos.

Prohíbe las evaluaciones, es más, anuncia que no habrá "ni un colegio cerrado, ni un maestro despedido y ni un estudiante reprobado”. Esta última medida ya deja ver la intención que hay detrás que es la que ayer se ha conocido: la clausura del año escolar.

Emite una tabla referencial de descuentos para las pensiones que no satisface las expectativas de la Asociación Nacional de Padres de Familia y decide no intervenir en el tema. El descontento se incrementa.

Dada la presión de los diferentes sectores de maestros y padres de familia, Cárdenas convoca a una reunión en la que ninguno de los participantes plantea soluciones. La autoridad aprovecha aquello para proseguir con el decreto Supremo y todas sus medidas.

Después de esto el Ministerio de Educación decide "acogerse al silencio".

LA DIRIGENCIA DE LOS MAESTROS
Una dirigencia siempre opositora a todo, ahora y antes, aunque durante los 14 años del masismo supo mantenerse con bajo perfil a cambio de licenciaturas y demás concesiones del régimen. Una dirigencia que jamás salió a marchar por calidad educativa ni capacitación técnica. Maestros condenados a la obsolescencia y la negación. Una dirigencia radical que criticó lo bueno, lo regular y lo malo, optando por ser parte del problema y nunca de la solución. Unos maestros odiadores del imperio que se opusieron a ser capacitados con "herramientas del imperio" (al menos 50 mil maestros decidieron no inscribirse a los cursos gratuitos que gestionó el ministro Cárdenas).

LA DIRIGENCIA DE LOS PADRES DE FAMILIA
Sin legitimidad, pero con la economía a su favor, los representantes de los padres se sumaron a la negativa de los maestros empleando un argumento válido pero solucionable, la economía de las familias y se concentró en repetirlo como su única consigna: 50% o más de descuento en las pensiones. A la cabeza, un señor (sin hijos en el colegio) que lo único que exigía era descuento de mínimo el 50% porque de lo contrario no aceptaban el DS 4260. Así de intransigente y "propositivo".

LA EDUCACIÓN FISCAL
Al parecer en Bolivia rige el criterio "no reclamo porque no pago y como no pago no tengo derecho a quejarme”. Pocas voces representaron a este sector mayoritario de la comunidad estudiantil, lo que se intuye es que las dificultades de acceso a internet y recursos tecnológicos son importantes. No se conocen datos.

LA EDUCACIÓN PRIVADA
Con muchas dificultades y como aprendices, hizo lo que pudo, algunos con mejores resultados que otros. Directores, maestros, estudiantes y padres de familia hicieron sus mejores esfuerzos para que la virtualidad sea posible. Tampoco se conocen datos.

¿CULPABLES?

-    El MAS que dejó un "sistema" de educación adoctrinado, obsoleto que monopolizó e ideologizó la formación de Maestros y que cerró las Normales. Que creó un PROFOCOM que regaló computadoras a los maestros pero no les enseñó a emplearlas desde la propuesta pedagógica. Qué nunca viabilizó internet gratuito; que hizo más pobres a los pobres y que en definitiva acentuó las brechas tanto de conocimiento como tecnológicas.
-    Evo y sus golosos de poder que hicieron fraude en las elecciones obligándonos a un gobierno transitorio improvisado y con claras muestras de incapacidad.
-    La Presidenta que desvirtuó su rol convirtiéndose en candidata.
-  Los padres de familia que fueron incapaces de ver más allá del 50% de descuento que pedían; se los utilizó políticamente pero aún ellos no lo saben.
    La dirigencia de los maestros, siempre en oposición.
-    Cárdenas por las razones ya mencionadas.
-    Y nosotros por no tener una participación más activa, finalmente, todos somos parte del sistema.

¿QUÉ PUDO HACERSE?

-    Se debió haber creado una comisión de diálogo y consenso para escuchar, procesar y solucionar y/o contener los conflictos de orden político y sindical en el Ministerio de Educación.
-    Se debió ser ágiles para adecuar el currículo, producir contenidos, emitir una propuesta curricular por medios televisivos y radiales, poderosos medios estatales que llegan desde hace muchos años hasta el último rincón geográfico de este país, lograr sinergias y apelar a la colaboración entre colegios-colegios, universidades-colegios, maestros-maestros; efectivizar políticas de acceso y uso de internet: Invertir en internet gratuito, gestionar créditos para computadoras, laptops y/o teléfonos móviles; realizar diagnósticos de entrada y de medio término sobre acceso y uso de tecnología, efectividad de las clases virtuales, y desempeño docente y estudiantil.
-    El gobierno de J. Áñez debió asumir responsabilidades económicas más allá de prometer pago a los maestros fiscales: debió gestionar CONDICIONES DE ESTUDIO PARA TODOS.
-    Se debió mirar lo que otros países vecinos hacían y con mucho éxito y haberlos imitado en lo que fuera posible según nuestro contexto.

La educación nunca debió ser subestimada, tampoco debió ser entendida como una sola calidad educativa para haber tomado una decisión que afectara a todos. Debieron hacerse los mejores esfuerzos toda vez que la educación es la función suprema y primera responsabilidad financiera del Estado (CPE y Ley 070).

Esta decisión atenta contra el derecho a la educación pero también pone en riesgo a la educación privada. Esperemos que esta medida sea reconsiderada por las autoridades de gobierno y comunidad educativa; nuestros niños deben ser alejados del dolor de la pandemia.