Edición Impresa

Justicia como arma de impunidad

Jimmy Ortiz 7/4/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

La justicia es vital para el Estado, la sociedad y la democracia. Ella permite que los conflictos se diriman de una manera civilizada, en igualdad y equidad, evitando la violencia y el atropello de los más poderosos. Su ausencia es retroceder a la ley de la selva, mucho antes aun del Código de Hammurabi.

Desde que el MAS subió al gobierno, quedo clara su intención de secuestrar la justicia, para usarla como un arma de impunidad, que le permita tapar sus tropelías. Es parte de la fórmula del Neocomunismo populista en el continente, se la ve en países que han tenido la desgracia de caer en sus sucias garras. Han transformado el Poder Judicial, en un instrumento para acallar la disidencia.

Aquí una somera investigación, de algunos de los muchos casos que han quedado impunes, durante los años de su mandato: la quema de la prefectura de Cochabamba, y el asesinato de Cristian Urresti (Los Tiempos 09-01-07), los asesinatos de La Calancha (Correo del Sur 25-11-15), el caso Zapata-Morales (Página Siete 05-03-16), los asesinatos del Cerco a Santa Cruz septiembre 2008 (Icees 11-05-17), la violación al referéndum del 21F (El Día 07-03-18), el Montaje del Hotel Las Américas (Pagina Siete 16-04-19), el mega robo del Fondo Indígena (Pagina Siete 27-11-19), los asesinatos de Cofadena-Montero 2020 (El Deber 05-02-20), el caso de terrorismo de Evo Morales y Faustino Yucra (La Razón 08-04-20), el caso de pedofilia de Evo Morales (ABC 28-08-20), los asesinatos del Porvenir en Pando (El Deber 11-09-20), el fraude electoral 2019 (Pagina Siete 22-11-20), la quema de 66 buses Pumakatari (Correo del Sur 03-12-20). La lista es interminable.

El poder judicial masista ha alcanzado fama mundial. La diputada de VOX Macarena Olona, dijo en el parlamento español a mediados de diciembre del 2020: “en la actualidad los sistemas de justicia de países como Cuba, Venezuela Bolivia y Nicaragua, prueban que los jueces de esos países son ejecutores de la represión y protectores de la impunidad para los miembros del régimen. El Poder Judicial, llamado a garantizar los derechos y libertades de la ciudadanía, han sido convertido por las dictaduras del Social Comunismo del Siglo XXI, en un brazo represivo que ha institucionalizado el miedo, la violación sistemática de los derechos humanos, los presos políticos; los de verdad, la persecución del disidente y la dictadura del pensamiento único. Los jueces son verdugos, los juicios son linchamientos, los acusados son víctimas, y la democracia, la democracia muere cuando cae el Poder Judicial, porque son precisamente los jueces independientes la última línea de defensa, de la libertad de las sociedades, de las sociedades en libertad”.

No hay nada más que agregar, la diputada Olona lo dijo todo. La democracia representativa muere, es deber de la democracia directa salir en su defensa, nuevamente.

Termino con una estrofa poco conocida del himno boliviano, que vienen muy a tono con la trágica situación judicial que vivimos:

Aquí alzó la justicia, su trono

que la vil opresión desconoce,

y, en su timbre glorioso, legóse

Libertad, libertad, libertad.



Comentarios