10 de marzo de 2024, 4:00 AM
10 de marzo de 2024, 4:00 AM

Con mucha frecuencia, oímos decir que la crisis económica, social y política que vivimos va a terminar como en 1985, cuando gobernaba la Unidad Democrática Popular (UDP) una coalición de izquierda comandada por Hernán Siles. Si este es el final ineludible, felizmente ya tenemos la solución: Revivir el famoso plan de estabilización, el D.S. 21060, que paró la hiperinflación y que abrió las puertas para un cambio estructural: El modelo neoliberal.

Frente a la afirmación que esta sería una crisis como de mediados de los años 80, el Gobierno sale a desmentir la visión apocalíptica y aprovecha la oportunidad para posicionar, en la opinión pública, una idea de que tipo de crisis es lo que pasó en el periodo de la UDP y, por lo tanto, comparada con la de esa época, la situación macroeconómica actual sería de bonanza.

La crisis económica de la UDP se originó a finales de los años 70 después del auge del modelo estatista. Durante el periodo banzerista (1971 - 1977), la economía creció, en promedio, al 5,5% anual, gracias al aumento significativo de los precios de los minerales y al ingreso de préstamos baratos que venían del reciclaje de los petrodólares.

La bonanza económica, entre 2006 y 2015, se explica también por el aumento significativo de los precios del gas, los minerales y la soya. También al crecimiento económico ayudó el perdonazo de la deuda externa.

Una similitud, entre estos periodos, además de las señaladas es que adoptaron modelos económicos con fuerte inversión pública. El masismo y el banzerismo son estatistas.

Los gatilladores de la crisis: A finales de los años 70, Bolivia salía de una dictadura militar y enfrentaba una crisis de balanza de pagos. Fuerte caída de los precios de las exportaciones, en especial de los minerales (estaño) y colapso de la deuda externa. Súbitamente se secaron las fuentes de financiamiento internacional y comenzó la crisis.

En el 2015, la economía boliviana perdió un 33% de sus ingresos de exportaciones. Al igual que en los 70, la economía sufrió un shock externo negativo originado en la caída de los precios de las materias primas.

Pero al contrario del periodo de la UDP, cuando no había recursos y no se tenía fuentes de financiamiento, los gobiernos de Morales, Áñez y Arce se endeudaron interna y externamente y utilizaron más de $us 13.000 millones de las Reservas Netas Internacionales (RIN) para sustentar el crecimiento.

En este ámbito de comparación, si bien en ambos periodos la crisis se origina en el sector externo de la economía, el sistema económico, en los años 2015 y 2023, estaba mucho mejor preparado para afrontar los desajustes de la balanza comercial, que a mediados de los 80. Se pudo diferir la crisis, pero no evitarla.

El deterioro de las variables macroeconómicas en el primer quinquenio de los años 80 fue muy rápido.

El resultado fue una recesión de -4,5% en el periodo 1980-1985. En 1981, la inflación llegó a 23,5% para después explotar, en 1985, hasta llegar a un 8.170%. Bolivia registraba una hiperinflación.

Entre 1980 y 1984, las reservas internacionales del Banco Central fueron negativas: -327 millones de dólares en el peor año,1982. En el auge de la crisis, el déficit público superó el 25% del producto. La moneda nacional se devaluó brutalmente, un dólar llegó a costar millones de pesos bolivianos.

El año 2014, punto de inflexión de la crisis actual, el deterioro de los indicadores macroeconómicos fue diferente, y mucho más pausado, que en los años 80. El PIB se desaceleró lentamente.

La inflación estuvo bajo control debido a los subsidios a los hidrocarburos y alimentos, registrando tasas muy bajas durante este periodo. Represamos la inflación, pero ahora no hay los recursos financieros para seguir manteniendo los diques de contención. Los precios comenzaran a dispararse.

En 2015, las RIN eran superiores a los $us 15.000 millones, después cayeron a $us 1.700 millones en 2023. Estas fueron utilizadas para sustentar la demanda interna, gastos e inversiones públicas.

Asimismo, la deuda total (externa, interna y de empresas estatales) subió mucho y alcanzó el 80% del PIB, en 2023.

El déficit público entre 2014 y 2023 fue muy alto, en promedio, un 7,7% del producto y ahora no se lo puede financiar. El comportamiento del tipo de cambio fue diametralmente opuesto al del periodo de la UDP, se mantuvo fijo, pero a costas de perder muchas RIN, y ahora que hay un serio problema de liquidez de dólares y se han creado mercados paralelos.

A mediados de los 80, el Estado estaba quebrado, ahora tiene serios problemas de financiamiento, sobre todo porque se ha reducido su principal fuente de ingresos que provenían de la renta hidrocarburífera. Va camino también a una quiebra. La renta gasífera cayo en 3.200 millones de dólares.

En el ámbito político hay algunas similitudes con los años 80. Vemos un agotamiento discursivo del actual Gobierno, un desmoronamiento ideológico, una feroz disputa y división dentro del movimiento político y también, como la época de la UPD, se nota que las corporaciones sociales y sindicales se aferran al poder ya que todavía le puede sacar recursos al Estado, pero en la medida que estos son más escasos y que la disputa del poder se hace más intensa, la crisis de gobernabilidad se profundiza.

En suma, hay semejanzas y grandes diferencias entre los dos periodos, lo que no significa que ambas crisis no sean profundas, complejas e irreversibles. Ambas reflejan diferentes tipos de agotamiento del modelo primario exportador extractivista, rentista y estatista. No hay la menor duda que se necesita un cambio profundo en el modelo económico y político pero las medidas del D.S. 21060 estaban diseñado para otro tipo de enfermedad económica.  

Ahora el desafío puede ser algo más complejo. Se necesita, tanto una ingeniería política de pacto compleja como una construcción colectiva de apoyo difícil que permita implementar medidas de estabilización de corto plazo pero que, simultáneamente, pavimenten cambios estructurales en la dirección de un nuevo modelo económico y político que apueste a la libertad, democracia y un desarrollo inteligente, (el desafío del capital humano) y sustentable, (el reto del cuidado medioambiente). 

Tags