Opinión

La cuarentena debe acatarse

25 de marzo de 2020, 3:00 AM
25 de marzo de 2020, 3:00 AM

Hace solo un par de días el mundo lloraba a poco más de 13.000 muertos por coronavirus. El último informe de la agencia France Press eleva la cifra a más de 18.000 en el planeta. Estamos hablando de vidas que se perdieron, de seres que ya no estarán más y de muchos dolientes que ni siquiera pudieron despedirlos, especialmente en lugares críticos como Italia y España. Pero no hace falta irse tan lejos, en América Latina son más de 5.300 los infectados y más de 68 personas las fallecidas en menos de un mes. La pandemia no se detiene, ya está en más de 170 países de los cinco continentes. ¿Será que todas estas noticias no están suficientemente difundidas en Bolivia y que quienes se resisten a la cuarentena están desinformados?

La pregunta es retórica, porque a estas alturas y con la inmensa posibilidad de acceder a la información (que en el mundo no se refiere a otros temas sino al coronavirus y sus efectos en la vida de la humanidad) es imposible que haya ciudadanos que no sepan de qué se trata, cómo está matando y cómo está transformando la existencia en la Tierra.

A pesar de ello, las imágenes en las ciudades muestran que la gente no se toma en serio la cuarentena, que sigue desafiando las restricciones porque se siente invencible. Lamentablemente, esa muestra de tozudez e ignorancia impide actuar por consciencia, obligando a que los infractores tengan que pagar las consecuencias inmediatas y que la comunidad esté expuesta a un desastre epidemiológico por aquella irresponsabilidad. Ha habido casi 300 vehículos retenidos en solo dos días; las personas arrestadas durante ocho horas se cuentan por cientos, todo por no acatar la cuarentena. Es como si en las mentes de estos rebeldes no se pudiera unir el hecho de salir, el peligro de infectarse y de contagiar a toda la familia. Peor que en la capital ha sido la conducta de ciudadanos en poblaciones como Yapacaní, San Julián y algunas otras zonas, donde la autoridad ha tenido que buscar diálogo para ‘convencer’ sobre el cumplimiento.

La presidenta del Concejo Municipal de Santa Cruz pide medidas de excepción como el toque de queda, la restricción del funcionamiento de mercados. El ministro de Gobierno afirmó también que pedirá que se declare estado de excepción en las zonas más conflictivas y la presidenta en su último mensaje señaló que no descarta adoptar medidas más duras. Estos extremos no deberían ser necesarios si la población actuará en concordancia con el peligro de contagio masivo de coronavirus. Pero si se persiste en esta conducta, quizás la decisión de tomar acciones más drásticas sea necesaria para poner a la gente en su casa y bloqueando la transmisión de esta enfermedad.

Se debe recordar la voz del secretario departamental de Salud de la Gobernación, quien cree que en las próximas semanas se conocerá la verdadera magnitud de esta pandemia en Bolivia y que el “silencio epidemiológico” actual es preocupante. Eso quiere decir que existe la probabilidad de que muchas personas estén infectadas y que aún no lo sepan porque los síntomas no se manifestaron. Asimismo, es posible que estos portadores asintomáticos estén pasando el virus a muchos otros. Así de grave es la situación.

Entonces no hay que tener contemplaciones. La cuarentena debe cumplirse de manera estricta. Es por el bien de todos.

Tags