El Deber logo
9 de junio de 2019, 4:00 AM
9 de junio de 2019, 4:00 AM

La sentencia de la Corte Internacional de Justicia, que juzgó que Chile no tiene obligación de negociar un acceso soberano al océano Pacífico con Bolivia, provocó que nuestro país explore diferentes alternativas para aliviar el enclaustramiento geográfico y mediterráneo desde 1883, como resultado de la invasión de Chile y de la Guerra del Pacífico. En este contexto, la proyección de Bolivia hacia el océano Atlántico se expresa como un anhelo y sueño cruceño y nacional, establecido en el Memorándum de 1904, que mostraba las ventajas políticas, económicas y sociales de vincular el occidente con el oriente boliviano y la integración con el Atlántico.

La derrota en la Guerra del Chaco redujo nuestro acceso al río Paraguay y al corredor fluvial Dionisio Foianini; esa pérdida territorial nos desafió a pensar en nuevas alternativas para una salida al mar por el oriente. La fundación de Puerto Busch (1952) es el hito más importante de la mirada al sudeste.

El presidente Evo Morales toma la decisión histórica de orientar la política exterior hacia el aprovechamiento fluvial de acceso al Atlántico, a través de la Hidrovía Paraguay–Paraná, y la construcción de un puerto soberano en Puerto Busch. El 31 de diciembre de 2018 se firma el Acta de Compromiso para la Alianza Estratégica Pública-Privada para el Desarrollo de Puerto Busch hacia el océano Atlántico, entre el Gobierno y los empresarios privados del país.

Busca establecer un compromiso para concretar el desarrollo integral de Puerto Busch. El 13 de marzo de 2019 se aprueba el DS 3826 que crea el Consejo Estratégico para el Aprovechamiento de Puerto Busch y de la Hidrovía Paraguay–Paraná; conformado por los ministerios de Relaciones Exteriores, Defensa, Planificación del Desarrollo, Economía Finanzas Publicas, Obras Públicas, Vivienda y Gobierno, además de los empresarios privados. Es el espacio que trabaja las acciones para hacer realidad la infraestructura portuaria, los accesos y el proyecto de ley sobre el desarrollo de Puerto Busch.

Puerto Busch, más que una plataforma portuaria será en un proyecto de desarrollo, integración y comercio con el mundo. Una salida soberana de Bolivia al Atlántico, con una ruta a lo largo de la Hidrovía Paraguay–Paraná que beneficiará a más de 50 millones de personas, de manera directa e indirecta. El proyecto empieza con la construcción de un puerto, pero se asocia con los procesos de industrialización que lleva a cabo el Estado Plurinacional, las oportunidades de complementariedad del mercado, la canalización de nuevas exportaciones, la provisión de servicios desde una plataforma logística extraordinaria. El proyecto está pensado como una infraestructura multimodal y multipropósito, que ayudará al desarrollo competitivo del comercio exterior boliviano.

Tal como señala el ministro de Gobierno y presidente del Consejo Estratégico para el Aprovechamiento de Puerto Busch y de la Hidrovía Paraguay–Paraná (CEAPB-HPP), Carlos Romero: “Todas las razones que se puedan esgrimir contra esta iniciativa, se caen con un solo argumento: Puerto Busch es la única posibilidad inmediata de acceso soberano al mar”. Por eso hay un amplio interés privado y público de aumentar el volumen de la carga transportada por la Hidrovía e impulsar medidas de reducción de costos, facilitar el comercio fluvial, fomentar la navegación y desarrollar un sistema eficiente, ágil y barato de operaciones portuarias. Esto se refleja incluso con la certificación internacional que el Gobierno realizó a favor de los puertos de Gravetal, Aguirre y Jennefer, sobre el canal Tamengo.

En la conferencia internacional Integración de Bolivia al Océano Atlántico a través de Puerto Busch y la Hidrovia Paraguay -Paraná, 17 expertos nacionales e internacionales ratificaron que Puerto Busch será la inciativa regional más importante de los últimos años, ya que impulsa la integración y fomenta el crecimiento de las economías de los países ribereños.

Desde el punto de vista geopolítico, permitirá la creación del “Complejo de Desarrollo del Este de Bolivia” (siderurgia, gas, energía urea, turismo, servicios, etc.), convirtiéndose en el motor de la producción industrial del oriente boliviano y el canal de exportación de nuestros productos a los mercados de la región y del Océano Atlántico. La creación de un consejo estratégico para el aprovechamiento de Puerto Busch y la Hidrovía Paraguay-Paraná, marca un hito importante en la alianza estratégica entre el sector productivo privado y el Estado, pues refuerza el compromiso de trabajo conjunto. Manos a la obra.

Tags