Opinión

La diabetes en los jóvenes

El Deber logo
7 de agosto de 2017, 10:52 AM
7 de agosto de 2017, 10:52 AM

La diabetes es una enfermedad crónica en la que hay una presencia anormalmente alta de glucosa en la sangre debido a una falla en la producción de insulina a cargo del páncreas. El tratamiento de la diabetes del Tipo 1, que es la que afecta a niños y jóvenes, requiere inyectarse dosis diarias de esta hormona en función de una medición rigurosa de los niveles de glucosa en sangre antes y después de cada comida, controlar azúcares y almidones en la alimentación y hacer ejercicio físico regularmente. El bienestar depende del comportamiento del joven y esto no es para nada sencillo. Pincharse todos los días es estresante; restringirse en la comida, la bebida, las actividades del grupo de amigos o de la familia cuesta lo suyo. Por más explicación que el adolescente reciba, en el momento del diagnóstico, sobre la enfermedad y los hábitos de vida necesarios para mantener su estado de salud a corto y largo plazo, otros factores de tipo sicológico, social y familiar suelen boicotear la adherencia al tratamiento. El joven no quiere sentirse diferente a sus amigos, quienes no siempre entienden por qué se restringe tanto y lo cuestionan o presionan. La rebeldía típica de la edad, el pensamiento mágico adolescente de “me siento bien, no estoy enfermo, sé cuidarme solo”, gana terreno. Se añade que la familia completa puede tener hábitos y actitudes poco sanos, tomar gaseosa todos los días, sedentarismo, alimentarse mayormente a base de carbohidratos, comilonas descontroladas de fin de semana, enojos porque come unas veces e indulgencias insensatas otras. 

Si tienes un hijo con diabetes, infórmate sobre los aspectos sicológicos de la enfermedad, prepárate para cambiar creencias y hábitos de todos en la familia, abre tu corazón para escuchar sentimientos de frustración y miedo, evita el autoritarismo tanto como la negligencia, transmite el concepto de responsabilidad sobre el cuidado de la salud, aprendiendo a gestionar los riesgos. La diabetes requiere que todos, en la familia, vivan mejor.  

Tags