Opinión

La equivocación de un referéndum revocatorio

26 de febrero de 2023, 4:00 AM
26 de febrero de 2023, 4:00 AM

En política y en la vida gana el que menos se equivoca, por eso la supresión del error es una medida no solo inteligente, sino oportuna para poder fortalecerse y derrotar al enemigo; mientras más verificación científica exista y menos ilusión se ponga a tus medidas, tendremos mayores posibilidades de salir victoriosos.

En el Parlamento Inglés, una vez Winston Churchill planteó un tema y posteriormente planteó todo lo contrario; sus adversarios le recriminaron haciéndole notar lo contradictorio de su planteamiento, a lo que el respondió: "Nadie me puede prohibir ser más inteligente en la tarde que en la mañana".

Ante la ausencia de organizaciones políticas, de plataformas ciudadanas, de instituciones fuertes, lo único que nos queda es el Comité pro Santa Cruz y algunos comités cívicos en el país; a pesar de muchos cuestionamientos que podamos tener, necesitamos protegerlo y fortalecerlo, porque el enemigo principal de la democracia es el MAS y su proyecto totalitario, representado en la versión Evo Morales o de Luis Arce.

Una de las resoluciones del cabildo del 25 de enero plantea un referéndum revocatorio para el presidente Arce, si es que no dicta una amnistía general para lograr la liberación de los presos políticos. Esa es una medida que no hará el gobierno porque su carácter es represivo y dictatorial, eso se lograra solo recuperando la democracia y la libertad.

Tenemos todas las condiciones para derrotar al MAS: la economía no está bien, el presidente anda jugando tuja de esconderse, sus peleas internas ya incluyen a la familia, la desesperación de Evo por sentirse sin poder lo está llevando a cometer muchos errores, se ha recluido en El Chapare, ya no tiene ni vigencia ni influencia internacional, Arce tampoco tiene una llegada a los organismos internacionales como al comienzo de la gestión, pero nosotros los demócratas debemos caminar con pie de plomo.

Plantear un referéndum revocatorio es un grueso error que, además de que puede resultar un fiasco, sería regalarle una victoria política gratuita y determinante al MAS para la consolidación de la dictadura. 

Nadie hace una legislación para perder poder, la hace para consolidarlo y el MAS hizo la ley del referéndum revocatorio para fortalecerse en caso de necesidad, como ocurrió el año 2008, cuando entre Podemos de Tuto Quiroga y Unidad Nacional de Doria Media, fortalecieron al MAS y debilitaron a la oposición con el referéndum revocatorio.

Les detallo los pasos a seguir para que vean lo improbable que resulta la medida:

El referendo revocatorio está establecido en el artículo 11 de la Constitución Política del Estado. “La democracia se ejerce de las siguientes formas, que serán desarrolladas por la ley: Directa y participativa, por medio del referendo, la iniciativa legislativa ciudadana, la revocatoria de mandato, la asamblea, el cabildo y la consulta previa, entre otros”, indica. 

Primero, para solicitar la revocatoria de mandato de una autoridad es necesaria la recolección de firmas que represente el 25% del padrón electoral vigente.

Si tomamos el número total del padrón electoral de Bolivia que es 7.332.925, para la revocatoria del mandato del presidente se requiere el 25% de este número de votantes que viene a ser 1.883.231 firmas en un plazo de 90 días desde la habilitación por parte del Tribunal Nacional Electoral, con el aval de notario de fe pública en la apertura y cierre de libros. Los gastos de todo el proceso corren por cuenta de los ciudadanos solicitantes.

Una vez llenados los libros con la cantidad requerida de firmas, el Tribunal Supremo electoral tiene 60 días para realizar la verificación de los mismos; cumplido ese plazo, la autoridad electoral procede a aceptar o rechazar la solicitud y archivarla en caso de rechazo y, si se acepta, mediante resolución pasa a la Asamblea Legislativa Plurinacional para que, por "mayoría absoluta" de sus miembros, haga la convocatoria. La Asamblea Plurinacional, puede rechazar por mayoría absoluta de sus miembros. Y el MAS tiene mayoría absoluta de votos en ambas cámaras.

Si la solicitud pasa todos estos filtros, la autoridad electoral convocara al proceso revocatorio, para lo que se requiere la aprobación del presupuesto que permita la ejecución del evento. El presupuesto lo aprueba el propio Poder Ejecutivo al que vas a revocar y la ley también la promulga el presidente al que querés revocar.

Para la revocatoria del mandato, la asistencia electoral debe superar el 50 por ciento más uno del padrón electoral, y la votación debe llegar a un porcentaje superior al conseguido por el MAS en las elecciones del año 2020, que fue el 55.11%.

Por lo que, si queremos ganarle el revocatorio después de pasar por todas las trabas burocráticas que ellos manejan, Tribunal electoral, Asamblea Plurinacional, Poder ejecutivo, Notarios electorales, tendríamos que sacar 4.041.175 votos.

Tags