Edición Impresa

La estrategia no debe ser ganarle al MAS

Ronald Valera 5/1/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

En Bolivia oficialmente se realizó el llamado para las elecciones en los distintos departamentos para elegir a los gobernadores, alcaldes y concejales de toda la nación, después de las elecciones presidenciales del 2020 que dio como ganador a Luis Arce Catacora del MAS, en ese momento erradamente la estrategia de la alternativa al MAS fue despotricar contra el partido y su líder Morales, no funcionó porque muchos electores esperaban propuestas solidas para mejorar la economía maltratada por la pandemia y el derroche por más de 14 años del jefazo, resaltando que el ministro de Economía en todo ese despilfarro económico es el actual mandatario. Así mismo, comienza la carrera para las sub nacionales y al parecer los partidos adversarios al MAS no aprendieron la lección de la última elección, mantienen el mismo discurso la cual es: no pemitir que el Movimiento Al Socialismo tome las gobernaciones, alcaldías y concejos municipales.

Ese discurso no dio resultado y no funcionara en el actual contexto, ya que la maquinaria del Estado controlada por el MAS centra toda su energía en captar los votos en cada rincón del país, reconociendo que existen fisuras por los dedazos de Morales, pero se mantienen cohesionado como maquinaria partidista; por ende, los partidos alternativos deben de reajustar el discurso para adherir a los votantes en apoyar a sus candidatos; para transformar ese discurso se necesita saber leer la realidad desde el sujeto que la vive, porque a lo mejor el votante no le interese si el MAS gobierna de nuevo los departamentos, sino que se realicen acciones concretas para remediar las situaciones que vive cada día, como por ejemplo tener un empleo para pagar las cuentas de la electricidad, internet y el agua que se acumulan, sin contar los gastos de comida.

Por lo tanto, es necesario formular diversas estrategias políticas con propuestas sólidas para levantar la economía, contener el Covid-19, mejorar los servicios públicos, proporcionar medios adecuadas para la educación, entre otras necesidades; es válido querer el poder político con todo lo que con eso conlleva, pero se debe recordar que es relativo y se les entrega con la intención de buscar el bien de los ciudadanos que residen en el municipio o departamento, sin importar la ideología o partido de esa persona.



Comentarios