Opinión

La farándula de hoy

El Deber logo
25 de febrero de 2017, 4:00 AM
25 de febrero de 2017, 4:00 AM

Concluida la farándula política del 21-F, ahora toca que opositores, oficialistas, apolíticos y hasta indiferentes a todo, se lancen a las calles por lo menos para ver el corso. Algunos lo verán por la tele, aunque sea a desgano, pero nadie estará indiferente a lo que ha venido a llamarse la fiesta grande de los cruceños, que, sabemos, es de todos los bolivianos.

Ya se hizo la pulseada del martes y sabemos que las cosas no han cambiado políticamente desde el 21-F del año pasado. Muchos masistas movilizados, amenazados de quedarse sin ‘pega’ si no asistían, y también convencidos por supuesto; pero más partidarios del NO, del repudio a la re-re-reelección, con buenas plataformas y convocatorias pobladísimas de gente alegre y optimista. Las cosas siguen igual: el No le gana al Sí. Eso se ha visto en la calle, donde a las personas no se las puede hacer desaparecer de un teclazo, como en las computadoras de la Corte Electoral.

S.E. estaba jugando fútbol en Cochabamba, e hizo bien. Se hubiera hecho silbar si asomaba por ahí. Si no quiere hacernos caso a sus adversarios de que modere sus propósitos, por lo menos que tome en cuenta lo que dicen quienes desean aconsejarle bien porque lo aprecian. Se oyen voces valientes del masismo –no ‘chupatetillas’– que le aconsejan no acabar derrotado y humillado en 2019; no terminar convertido en un enemigo del sistema de derecho por una ambición desmedida y suicida. S. E. se está friendo en un aceite rancio y va a reventar.
Que piense S.E. durante este Carnaval, que medite sobre el reiterado movimiento de rechazo en este 21-F. Eso no significa que se quede encerrado en la residencia ni menos en ese Palacio paceño al que odia y donde no quiere quedarse solo porque le resuellan en la nuca Belzu y Villarroel, los ‘bultos’ que más lo asustan. Que vaya a bailar a Chapare o donde le dé la gana, porque hasta tiene el cuero de venirse al corso de los separatistas y españolísimos comparseros cambas.

Nosotros, los cruceños –es decir, todos quienes vivimos en esta ciudad– nos lanzaremos hoy desde el anochecer y hasta la madrugada en una memorable jornada que se prolongará hasta el martes. Veremos a las mujeres más hermosas, los carros más bonitos, las vestimentas más coloridas y tronará la banda a lo largo de todo el cambódromo. El carnaval político dará paso a una larga fiesta que nos recuperará el humor y la vista, luego de ver en la tele a tanto adonis entre los cinematográficos actores políticos 

Tags