El Deber logo
10 de junio de 2023, 7:00 AM
10 de junio de 2023, 7:00 AM

Lucía Mollericona /Economista 

Si damos una mirada al 2009, año en el que se aprueba la nueva Constitución Política del Estado (CPE), es sorprendente ver cómo ha pasado el tiempo y a medida de ello, nuevos hitos a favor de las y los bolivianos se están haciendo realidad, toda vez que el Artículo 45 de la CPE establece que la dirección y administración de la seguridad social corresponde al Estado. Durante este tiempo se mostraba como una idea lejana y que tal vez no se iba a cumplir. Sin embargo, el mes de mayo se ha dado el inicio del funcionamiento formal de la Gestora Pública de la Seguridad Social de Largo Plazo (Gestora Pública), con el proceso de recaudación total del Sistema de Pensiones, desde el 15 de mayo se empezaron a recepcionar tramites de nuevos jubilados y desde este 01 de junio se está empezando a pagar a los más de 209.000 jubilados que hay en el país.

Este proceso, hasta el funcionamiento de la Gestora Pública, ha sido un largo camino que vio sus primeras luces a partir de la promulgación de la Ley N° 065 de 10 de diciembre de 2010, de Pensiones, que creó a la Gestora Pública con el objeto institucional de administración y representación de los Fondos del Sistema Integral de Pensiones, gestión de prestaciones, beneficios y otros pagos correspondientes al Sistema Integral de Pensiones (SIP).

Siguiendo estos pasos, otro avance que se dio, en el año 2018 fue cuando la Gestora Pública inicio actividades referentes a la transferencia de la administración y pago de la Renta Universal de Vejez y Gastos Funerales, por parte de la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y Seguros (APS). Asimismo, en el año 2019 se establece el inicio de actividades al público por parte de la Gestora Pública en cuanto a los Regímenes Contributivo y Semicontributivo.

Con estos importantes avances, después de muchos años del proceso de implementación, la Gestora Publica finalmente esta gestión inicia sus operaciones plenas, lo que también es un triunfo más para las y los bolivianos, porque nuestro país, ahora cuenta con una administración, diseñada y hecha en Bolivia, del fondo de pensiones, algo que ha sido un desafío constante, toda vez que a diferencia de otros países donde las pensiones son manejadas por empresas privadas o de forma mixta (empresas privadas y Estado), nuestro país ha optado por un enfoque público, en el que el Estado es el responsable de garantizar que los fondos sean invertidos de manera segura y rentable, de acuerdo a la normativa vigente.

Asimismo, es importante destacar que el gobierno del presidente Arce, continúa en el camino del proceso de cambio, por cuanto el hecho de que los fondos de pensiones estén en manos de la Gestora Pública, garantiza que serán manejados de manera responsable, en beneficio de toda la sociedad.

Tags