Edición Impresa

La libertad de prensa divide al mundo

Lupe Cajías 3/9/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

¿Qué diferencia a Angela Dorotea Kasner (Hamburgo, 1954) de Vladimir Vladimirovich Putin (Leningrado, 1952)? Ambos nacieron pocos años después de la Segunda Guerra Mundial y cuando sus respectivos países apenas se recomponían de la destrucción. Una es física de profesión, sobresaliente; el otro es abogado y ex agente de la agencia de espionaje KGB, sobresaliente.

Para los dos el inicio del nuevo siglo definió sus carreras políticas y ambos son los líderes europeos actuales con más años al frente del gobierno. Angela, ya con el apellido adoptado de su primer esposo Ulrich Merkel fue elegida en 2000 como presidenta de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU); Vladimir quedó como presidente interino de Rusia en 1999 cuando renunció Boris Yeltsin. Ambos consolidaban con esos nombramientos dos décadas de gran influencia en el resto del planeta.

Los dos vivían en la República Democrática Alemana cuando cayó el Muro de Berlín en 1989 y comenzó un nuevo ciclo en la historia mundial. Ángela era hasta entonces una científica que indagaba sobre las interrogantes que mueven la vida y destacaba como académica más que como política, aunque en su tesis no dejó de preguntarse: “¿Qué es un modo de vida socialista?” Vladimir, de familia humilde, optó por ser soplón hasta culminar en 1998 como director del Servicio Federal de Seguridad.

La joven hija de un pastor protestante se sumó al movimiento democrático en la RDA pos Muro y participó en las primeras elecciones después de la histórica reunificación alemana. En 1990 fue nombrada como ministra para la Mujer y la Juventud en el gobierno del canciller federal Helmut Kohl, su mentor político. Sin embargo, cuando hubo el escándalo por la falta de transparencia en la campaña de Kohl, ella no dudó en romper con ese círculo de poder. Fue también ministra de medio ambiente y seguridad nuclear, pero al postularse como canciller se comprometió a desmantelar las centrales nucleares. Además, vive en un departamento, viste con sencillez; compra personalmente en el super de la esquina y se alterna con su esposo Joachim Sauer en las labores de casa. Vive como socialista en la mayor economía mundial.

Vladimir aplicó desde sus primeros años en el poder, directa o indirectamente, su aprendizaje en el espionaje para destruir a sus sucesivos adversarios. Está señalado como involucrado en el envenenamiento de Alexei Navalny a quien mantiene en prisión en condiciones infrahumanas. El opositor denunció que Putin posee un palacio secreto “construido con el mayor soborno del mundo”; placeres de capitalista en un país pobre.

Merkel, con la experiencia de haber vivido bajo el comunismo, mantuvo el respeto a las libertades de conciencia, de expresión, de prensa, como base para la convivencia pacífica en su país y en el mundo. Con escasas apariciones en la televisión, respondió a cualquier pregunta en conferencias de prensa, sin usar la fiscalía o la policía para intimidar a los periodistas. Los medios oficiales alemanes no dudan en reproducir críticas a su gestión o a sus decisiones.

Putin mantiene un férreo control sobre toda la prensa en su país y en su órbita de influencia. Las transmisiones de los canales rusos en América Latina son propaganda de respaldo a otros gobiernos que persiguen a periodistas, sea Cuba, Venezuela, Nicaragua, Argentina.

Ángela logró que ella, su gestión y su país representen a una parte del mundo; el mundo que respeta a las libertades democráticas y a los derechos humanos. Vladimir es el símbolo del control político, la censura, los lavados cerebrales, las vacunas politizadas.

Una fue reelegida respetando la constitución; él otro la acomodó según su ambición.

Lupe Cajías - Desde La Tierra / Periodista

Comentarios