Escucha esta nota aquí

41 ambulancias, que llegaron, se las recibió, se firmaron las papeles y PAU, como arte de magia las ambulancias se fueron a Iquique otra vez. Potosí se quedó con la noticia escrita y cuando iban a preparar el challaku no hay nada que hacer.

El dueño de un taller dice que utilizaron su NIT y que seguirá juicio. Qué casualidad el otro NIT es de otra empresa, esta vez constructora, que también está registrada para el mismo objeto que el taller.

No hay manera, el Percy, como parece , habría creado 18 compañías fantasma. Otra historia más que se añade a los ítems fantasma, que siendo fantasmas, han cobrado del Estado muchos millones de bolivianos. Yo creo que todos tienen el mismo nombre que la de Potosí: Stefals Logistics. Es decir, Stafal a Loschitis.

23 millones de bolivianos no es moco de pavo. Y los otros fantasmas... hacen cifras que de verdad son preocupantes para los bolivianos, las bolivianas, los y las jóvenes bolivianos y más los infantes que aunque no lo digan se verán con los resultados de una sociedad que ampara a cuidadores de fantasmas y no solo, sino que a título de trabajo da a sus parientes o correligionarios. Es más, a aquellos extranjeros expertos les paga sueldos que son una vergüenza con palabras en mayúscula. Y el ministro del ramo dice que, claro, en el sector ese, es así nomas. A ver en Finlandia pagan a profesores de primaria más que a los diputados y eso no copiamos ¿no? Pues eso, en el sector ese parece que no es así. Salaritos chicos a profes y trabajadores. Salarios nacionales a nacionales. A extranjeros expertos salariotes. Pucha, las universidades deberían hacer un listado de lo que saben estos gana mucho y copiarse el currículo académico de esas universidades; asumiendo que son altísimamente calificados y han ido a la universidad por supuesto, para así nuestras universidades calificar a sus estudiantes y que estos soliciten trabajos en la empresa YPFB y/o en el área de la urea.

Todo parece confabular con el Carnaval. Arrestos de más de dos comandantes de la Felcn presos, y el comandante de la Policía dice no saber, ‘como todo es clandestino’, pero que ya ha pedido que se le informe. Mira vos, ahora el capo de la Poli se va a enterar de lo que hacían sus anteriores jefes.

El Carnaval arruinado. Seguro que es un plan del Ekeko que se ha cansado de que le digan que hay Alasitas y no hay Alasitas. O quizá la Mamita de Urkupiña nos está cobrando el prestamito que le pedimos y que por motivos del covid-19 no pudimos pagarle de vuelta.

A ver, otra vez el imperialismo se mete. Si piensan cómo el pobrecito caballero fue engañado para ser llevado al Perú. Al pobre además de acusarlo de narco, lo acusan de ser amigo de otros involucrados en el negocio ilícito de la coca.

Todos somos de verdad santitos, aquí no hay nada más que decir. El juez, cualquiera que sea, va a reconocer que todos han sido víctimas de la DEA o de las kenchas mágicas que han puesto sobre sus pobres e inocentes cabezas.

Lamentablemente no hay Carnaval, hasta el momento por lo menos, esperemos que las autoridades hayan dicho eso en serio. Pero no faltará un juez que diga que es ilegal interferir con el dios Momo y zas nos salva de la miseria de no poder jugar con agua ni llevar a nuestras wawas al Corso, ni comer nuestro pucherito

Y lo del Museo de Ciencias en Cochabamba, uff eso es otra cosa, si se puso en los documentos de confiscación de que era para un centro de convenciones, y no se hace, los confiscados dicen que quieren que les devuelvan su terreno y su plata, porque no son tontos; han perdido mucho con esa incautación. Si no hay centro de convenciones la Alcaldía perderá y por tanto Cochabamba, ¿acaso no se entiende un cosa tan clara? lo que se firma tiene que valer. O centro de convenciones o naranjas, nos devuelven la propiedad.

El museo ya lleva más de 10 años en ese lugar; por ley le corresponde quedarse además de que lo que hace el museo es un favor a la sociedad boliviana no a una organización de lujo como sería con el centro de convenciones. En fin, otro frente más para que tengamos que trabajar de alguna manera; quizá solingos, pues parece que quieren convencernos de que la ley está de lado de los que han firmado.



Comentarios