OpiniónOPINIÓN

La reestructuración vehicular

El Deber logo
8 de septiembre de 2017, 22:56 PM
8 de septiembre de 2017, 22:56 PM

Corría el año 1988, al culminar mi segunda gestión a la cabeza del Comité Cívico Femenino, cuando entregábamos el monumento que perpetuaría la memoria de nuestra máxima líder cívica, la Dra. Elffy Albrecht Ybáñez, obra realizada con el aporte de instituciones femeninas, y colocada en una importante arteria de nuestra ciudad, cedida por el alcalde de aquella época (calle Libertad y primer anillo). La elección del lugar se dio pensando en la zona donde vivió nuestra líder, en la importancia del ingreso a nuestra ciudad y en el proyecto de un futuro barrio Cívico.

Tres meses después recibimos la llamada del alcalde para comunicarnos que el monumento sería trasladado a otro lugar por la “imperiosa necesidad de la reestructuración vehicular” a iniciarse desde esa arteria. Gran preocupación causó entre nuestras instituciones, en el directorio y en las arquitectas Gugui Costas y Liliana Roig, quienes fueron artífices del moderno pedestal del monumento, de forma gratuita, al igual que muchas personas que participaron de la jardinería e iluminación, etc. 

Ya en ese tiempo, la reestructuración era necesaria, y en el Comité así lo entendimos. Han pasado casi 30 años desde que trasladaron el monumento de nuestra líder, para colocarlo entre unos árboles del paseo en la Mons. Rivero, y la “imperiosa reestructuración vehicular” no se ha dado todavía. Sabemos que tanto el sector del transporte como el de los gremialistas, dueños estos últimos de los mercados, calles y veredas, son los causantes del caos y el desorden en nuestra pobre ciudad.

Hago votos para que, así como nuestro alcalde está encarando hoy el tan necesario ordenamiento de nuestros mercados, también reestructure, finalmente y después de 30 años, el caótico tráfico vehicular. Este, el ferviente deseo de esta ciudadana.