Opinión

La subasta petrolera

El Deber logo
4 de septiembre de 2017, 6:25 AM
4 de septiembre de 2017, 6:25 AM

Una cuarta parte del territorio nacional está comprendida en una subasta de 100 bloques con potencial petrolero que ha decidido el Gobierno nacional para suplir las reservas de gas que han disminuido sin cesar desde 2006.

Son 26 millones de hectáreas que serán subastadas entre las empresas petroleras extranjeras que estuvieren interesadas en hacer trabajos de exploración, en condiciones que reflejan la premura del Gobierno por encontrar nuevos reservorios,  pensando en la exportación.

Según el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, quien también es el presidente de YPFB, el esfuerzo comenzará en la zona del Madre de Dios, porque allí, según los expertos que lo asesoran, estarían las mejores posibilidades de encontrar yacimientos de gas o petróleo.
Se trata, dijo Sánchez, de un “plan agresivo”, aunque no definió todavía las condiciones de que gozarán las empresas extranjeras que decidan aceptar esta invitación y participen en la subasta.

Es probable que la decisión del Gobierno de establecer costos estándar para la industria petrolera, decisión tomada para evitar que sigan subiendo los “costos recuperables”, influya en las empresas antes de lanzarse a la subasta.

Por el momento, la situación de las reservas es un misterio. El senador opositor Oscar Ortiz denunció como algo vergonzoso que la justicia hubiera negado su recurso de “Acción de cumplimiento” que había presentado para exigir a YPFB un informe actual sobre las reservas.
Lo que se sabe es que en 2013 la empresa canadiense GLJ Petroleum certificó que existían 9,9 TCF de reservas y desde entonces no se ha hecho una medición. Los expertos en el tema dicen que cada año que pasa se consumen 0,8 TCF, lo que significaría que en este momento las reservas estarían por debajo de 6 TCF.

El ministro Sánchez confía en que la subasta produzca resultados favorables y permitan elevar las reservas a fin de que el país cuente con suficiente gas para exportar y también –aunque esta es la prioridad– para atender el consumo interno.
El experto Carlos Miranda dijo en una columna de opinión que, según sus cálculos, si no se descubrieran yacimientos a partir de ahora, el año 2029, cuando haya concluido el contrato de venta a la Argentina, el país quedaría con solamente 2 TCF de reservas.  De ahí la urgencia de encontrar nuevos yacimientos. 

Tags