.

El Deber logo
25 de junio de 2023, 4:00 AM
25 de junio de 2023, 4:00 AM

Edwin Malagón* & Jorge Choquehuanca*

Este mes de celebración a favor del medio ambiente es una oportunidad para reflexionar sobre la relación entre la naturaleza y el ser humano. La ciencia se ha encargado de mejorar nuestro entendimiento, mostrando que la degradación ambiental va en detrimento del bienestar del ser humano. Hoy, el cambio climático es la principal amenaza para la salud humana, la seguridad alimentaria y la disponibilidad del agua. Según la Organización Mundial de la Salud, en 2016 la contaminación del aire ocasionó cerca de 249 mil muertes en nuestro continente, mientras que el uso de combustibles sólidos en las viviendas causó 83 mil muertes adicionales.

Uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible es garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna. Esto implica el equilibrio entre satisfacer necesidades básicas como el acceso a energía y al mismo tiempo promover soluciones que aporten a la conservación del medio ambiente aumentando la participación de energías renovables, es decir, avanzar hacia una transición energética.

Pero la transición energética no se limita incrementar la participación de las energías renovables, sino que requiere la combinación con otras acciones, como aumentar la electrificación del consumo final de energía y la eficiencia energética. Generar el 100% de la electricidad con energía solar y eólica sería ideal, pero sin una mayor electrificación del consumo, la mayor parte de la matriz energética seguiría dominada por combustibles fósiles. Por otro lado, sin mayor eficiencia energética, abastecer una demanda que puede ser evitada, así sea con energía renovable, seguiría siendo no sostenible. Esto se debe a que construir las plantas solares y eólicas para producir esa energía adicional implicaría también un impacto sobre la naturaleza y el empleo de energía no necesariamente limpia.

En un planeta donde 100% de la electricidad se produjera con energías renovables y en el que todos los vehículos que encontráramos en las calles fueran eléctricos suena ideal. Sin embargo, faltaría una pieza indispensable para hablar de una transición energética sostenible, limpia y justa, donde todas las personas puedan acceder a estas fuentes modernas de energía. Por ello, asegurar el acceso al servicio básico de electricidad mediante el acceso universal debe ser una prioridad de la transición energética.

La transición energética es parte de una estrategia más amplia para descarbonizar la economía y frenar el cambio climático, por lo que no se puede desvincular de las demás acciones climáticas. Si bien alrededor del 44% de las emisiones de gases de efecto invernadero en Latinoamérica y El Caribe proviene del sector energético, son los bosques los que se encargan de absorber gran parte de esas emisiones. Por ello, haríamos mal si, luego de destinar gran cantidad de recursos y esfuerzos para la transición energética, no nos aseguramos de conservar los bosques.

Desde el Banco Interamericano de Desarrollo estamos apoyando la transición energética de los países de la región a través de varias acciones. En Bolivia, mediante el financiamiento de varios programas de electrificación rural y asistencia técnica, se ha contribuido al incremento del acceso de energía en áreas rurales con soluciones sostenibles e innovadores. Entre 2006 y 2021, la electrificación rural aumentó en 44%. Asimismo, Bolivia también ha incorporado metas en relación con el incremento de la eficiencia energética que permiten disminuir el consumo de combustibles fósiles, como el reemplazo de luminarias convencionales por tecnología LED.

Pero apoyar la transición energética y su eficiencia también es posible a través de las acciones de diarias de todas las personas. Reemplazar los artefactos eléctricos por otros más eficientes, apagar la luz al salir de las habitaciones o utilizar el trasporte público en lugar del vehículo individual así sea eléctrico son maneras de salvar nuestro planeta.

A medida que en nuestro planeta evolucionamos hacia la búsqueda de soluciones más eficientes y amigables con el cambio climático, el avance hacia la transición energética depende de todas las personas que lo habitamos.

Tags