Edición Impresa

Las elecciones no son un ajuste de cuentas

Hernán Cabrera M 13/10/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

Carta para los compañeros Luis Arce y David Choquehuanca:

El Che Guevara, al que siempre lo nombran, y al que admiro por su lucha revolucionaria, decía algo muy importante: “El último escalón del ser humano, es llegar a ser revolucionario. Y el revolucionario siempre cumple con su palabra, es consecuente con lo que dice y hace”.

Esta carta es para ustedes dos que se autotitulan socialistas y revolucionarios, la misma que fundamentalmente busca una respuesta a la pregunta: ¿Cumplirán con su palabra de respetar las reglas de las elecciones y de la democracia, la que tanto nos costó y que ustedes son hijos de la misma?

Además su jefe de campaña, Evo Morales, es producto del ejercicio de la democracia. Se forjó desde la dirigencia sindical a lo largo de los años viviendo y luchando en democracia, y en democracia llegó a ser presidente de Bolivia. Y cuando fue electo, de forma incuestionable, fue una señal democrática.

Todo proceso electoral es una lucha por el poder, en el que la gente deposita su voto por el candidato o proyecto político que cree responde a sus necesidades y expectativas. Y ustedes, al igual que el resto de los candidatos, están en la obligación de acatar el veredicto final de la ciudadanía. Pero surgen algunas sombras tenebrosas.

A una semana de la fecha histórica de las elecciones, dentro de su partido suenan fuertes los tambores de guerra. Y estos tambores vienen desde Buenos Aires, por cuanto su jefe de campaña, Evo Morales, ha asumido las elecciones como una especie de ajuste de cuentas. Es decir, que pondrá en su sitio a los opositores o a los medios de comunicación, a quienes califica como los principales enemigos de la democracia. Así lo sostuvieron en los últimos años.

Esos sonidos señalan que si no ganan ustedes, es que hubo fraude y saldrán a las calles a convulsionar al país. Así lo han precisado sus candidatos a la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Como ciudadano de la democracia me permito lanzarle otras preguntas, que quizás sean también preocupaciones de mucha gente, que está ansiosa de ir a las urnas, de participar en este proceso electoral y ser protagonista de los cambios que necesita el país.

¿Por qué participan de las elecciones si no van a respetar los resultados electorales?

¿Son demócratas o simples títeres de otros poderes?

¿Asumen que las reglas electorales son para todos iguales o hay privilegiados o aquellos que están más allá el bien y del mal?

¿Por qué no les piden a sus bases que silencien esos tambores de guerra? ¿Por qué no bajan el tono de sus violentas declaraciones antidemocráticas?

¿Acaso el país ya no está cansado y agobiado de tantos muertos por conflictos políticos?

¿Respetarán o no los resultados electorales del 18-10?

Pero díganlo con claridad sí o no. Así sabremos si son o no hombres de palabra, de honor y, como dicen, revolucionarios. Les recuerdo que un verdadero revolucionario dice y hace en función del pueblo y es coherente entre sus discursos y la realidad.

Eso lo dijo el comandante Che Guevara, y mínimamente ustedes deberían hacer el honor con sus actos, al que dicen amar, admirar o respetar. Un revolucionario cumple con su palabra y respeta la dignidad de un pueblo.

Por último, díganle al Sr. Morales que el 18 de octubre tenemos una cita democrática, no es una fiesta ni un velorio, como para llorar a los muertos y anunciar venganza.

Como ciudadano de la democracia defenderé mi voto en todas las instancias y contra todo interés de manipulación, fraude o violencia.