Opinión

Lo bueno y breve, dos veces bueno

El Deber logo
5 de marzo de 2017, 4:00 AM
5 de marzo de 2017, 4:00 AM

Me gustó de sobremanera que en la concentración del 21 de febrero en la plaza principal no hubiera espacio para los discursos de siempre. La victoria del No en el referéndum de 2016 fue de la gente, que sin partidos y sin caudillos supo canalizar su descontento con la mejor herramienta que le brinda el sistema democrático: el voto. Por tanto, en la celebración solo cabía eso: gente, ciudadanos de a pie que reafirmaron su repudio a los liderazgos mesiánicos y a los prorroguismos, dañinos para todo sistema administrativo, sea público o privado. 


En efecto, no cabían discursos porque es una contradicción con la esencia que hizo posible la victoria del No. El triunfo en el referéndum es producto de un rechazo a los que se creen indispensables e insustituibles, cualquiera sea su color o signo político. No se trata solamente de un rechazo a un partido o a una persona en concreto, sino a cualquiera que ose pretender eternizarse en el poder.


Al margen del tema político, lo que más me gustó del evento es que confirma que la palabrería vacía cada vez tiene menos cabida. En Latinoamérica estamos muy acostumbrados a los discursos largos, repetitivos y sin hilo conduc tor. Desde el líder religioso, los maestros de escuela, hasta los políticos de oficio; la gran mayoría de ellos abusa del tiempo que tienen para hacer uso de la palabra y termina ocasionando una ineficiencia crónica en los eventos que comandan.

Como dijo Baltasar Gracián: "Bien está dos veces encerrada la lengua y dos veces abiertos los oídos, porque lo bueno, si breve, dos veces bueno; y aun lo malo, si poco, no tan malo”. Dirigirse a un público de manera oral es algo complejo, que requiere de práctica para que lo que se quiera decir se entienda como tal. Si bien algunos pueden nacer con habilidades innatas, todos necesitamos ejercitarlo. Divagar y no tener un esquema escrito, hacen que suframos largas peroratas innecesarias y,    por último, que nos quedemos con el mensaje equivocado o simplemente no registremos nada en nuestro disco duro. 


Por esa razón me gustó muchísimo que no hubiera los discursos de siempre en la celebración por el aniversario del 21F. Porque es un síntoma de que algo está cambiando. La no cabida para lo tradicional y rancio, en este caso la palabra sin contenido, es un indicador clave relativo al abandono del populismo de cualquier índole y el trato a las personas como si fueran un rebaño de ovejas  

Tags