Edición Impresa

OPINIÓN

Lo que develó el Covid-19

7/7/2020 03:02

Escucha esta nota aquí

German Huanca Luna - Economista, fue Viceministro de Planificación Estratégica del Estado



Juan Pérez, es el hijo de un agricultor boliviano, se siente desconcertado con lo que pasa en la economía de su familia. El Covid-19 ha develado la verdadera realidad de la economía de su familia en Bolivia, no puede disponer de una cama de hospital para que atiendan a su padre, sus hermanos no disponen de internet para pasar las clases online dispuestas por el gobierno, no puede conseguir alimentos básicos en su propia parcela agrícola. ¿Qué es lo que pasó? se pregunta y reflexiona Juan, en nuestro ejemplo hipotético.

Lo que pasa es, su padre trabaja la tierra que generaba un ingreso por un valor de Bs 10.000 cada mes y toda la familia vivía feliz con ese ingreso, siempre les decía que la economía de su familia estaba bien, gastaba igual que antes como si las ventas del/a chaco/chacra seguían igual. Hasta el 2014 su familia había adquirido propiedades con los ahorros. Pero su padre no les había dicho que la situación cambió a partir 2015, el valor de las ventas del chaco/chacra había disminuido por efecto del precio; y para mantener ese ingreso se había prestado de los vecinos por un valor de 1.000 Bs cada mes, también estaba vendiendo algunas de sus propiedades que había ahorrado durante los últimos 14 años, con los ahorros cubría otros 2.000 Bs al mes, en realidad su ingreso había caído a 7.000 Bs. Triste situación la que empezó a develar Juan Pérez.

También se enteró de que su padre había realizado inversiones sin mucho sentido económico: un chaco muy lejos del mercado, donde el transporte se llevaba casi todo el valor de la venta, encontró almacenes llenos de maquinaria obsoleta, todo lo había comprado con sus ahorros generados anteriores al 2014 y crédito, antes consumía parte de las verduras y fruta producida en su parcela y ahora casi todo venía de fuera. Juan Pérez empezó a darse cuenta del manejo económico de su padre en los últimos 5 años.
 
Haciendo un balance de la economía de la familia de Juan Pérez: sus ingresos no alcanzan para cubrir sus gastos del mes, estaban muy endeudados, de manera que o reducen gastos o siguen prestándose, su familia había realizado inversiones sin sentido, la producción para el autoconsumo había caído drásticamente, consumían más productos importados, los ahorros estaban de caída y para hacer frente al COVID-19 debían improvisar. ¿No les suena familiar esta situación de Juan Pérez con la economía boliviana?

Mucha responsabilidad tiene el próximo gobierno para reconfigurar la economía boliviana. El desafío de mejorar los ingresos, y eso tiene que ver con la estructura productiva, quizás dar opción a otras actividades económicas, redefinir una política monetaria para el fomento de las exportaciones, redefinir una política fiscal que promueva los emprendimientos privados para incrementar el empleo, tomar decisiones con relación a las empresas estatales creadas sin un plan de negocios, y que hoy, muchas de ellas, son una carga para el Estado, hacer una revisión de la cobertura de los servicios básicos como salud, agua, energía, educación, e internet, para que efectivamente llegue a toda la población. La economía está a la deriva, se requieren cambios estructurales y no parches de coyuntura.