Edición Impresa

Logística para 15 millones de dosis de vacunas

Antonio Rocha 25/1/2021 10:40

Escucha esta nota aquí

 


Si nuestras autoridades nacionales tuvieran la misma preocupación y urgencia que el presidente Joe Biden de Estados Unidos para vacunar a su pueblo contra la pandemia, diríamos que con las 15 millones de dosis de vacunas contra el Covid19 anunciadas el día del Estado Plurinacional, en 15 días estamos vacunados todos los bolivianos aun siendo 50% menos eficientes que los americanos que pretenden vacunar a 100 millones de personas en 100 días.


Por supuesto que se trata de realidades distintas y quizás hasta la comparación sería absurda, al no disponer por igual ambos países de los mismos recursos económicos, humanos, tecnológicos y de logística que se requieren para desplegar una fuerza de vacunación capaz de vacunar un millón de personas por día. Sin embargo, son los mismos seres humanos, son los mismos enfermos, es el mismo virus, las mismas vacunas, y lo más importante, es la misma urgente e imperiosa necesidad de salvar vidas.


La cuestión está en la capacidad y creatividad unida a la voluntad que debemos tener para enfrentar este reto de vacunar a por lo menos el 80% de los bolivianos en al menos seis meses, lo cual equivale a vacunar unas 45 mil personas por día, lo que en el eje troncal del país significaría vacunar la mitad de sus estadios principales cada día. La fuerza desplegable de vacunación debería ser accesible y de fácil entrenamiento conformada por las tres Fuerzas Armadas en pleno, las Escuelas de Policías, los estudiantes del Sistema Universitario Nacional en ciencias de la salud, además del personal de todos los niveles de Gobierno en las áreas de salud.


En esencia se trata de gestionar de la manera más eficiente posible la cadena de abastecimiento y distribución de un insumo medico importado destinado a la aplicación universal de una vacuna antiviral a una población dispersa de 11 millones de habitantes en poco más de un millón de Km2, divididos en 340 Municipios, con una concentración poblacional de casi el 60% en las áreas metropolitanas circundante a las ciudades capitales.


El primer reto es asegurar el suministro de las 15 millones de dosis de vacunas identificando proveedor y origen del embarque, que por lo informado serían la SputnikV y AstraZeneca, luego hay que revisar la condición pactada de venta y el cronograma de entrega, con base a lo cual se deben evaluar los requerimientos de transporte y logística, en función de los volúmenes de embarque y los requerimientos de la cadena de abastecimiento.


Conforme está sucediendo en el suministro global, los países latinoamericanos que ya comenzaron a recibir vacunas de Pfizer/BionTech, Moderna y SputnikV lo están haciendo de forma gradual en embarques que van de 10 mil hasta 80 mil dosis. 


La meta en Bolivia debe ser lograr embarques semanales de al menos 400 mil dosis para completar 10 millones de vacunas en 180 días, esto requiere una secuencia de embarques menores que deberían combinarse con los de otros países cercanos a Viru Viru y el Alto, como Lima, Santiago, San Pablo, Buenos Aires y Miami donde tenemos frecuencia con la única línea aérea nacional de carga (TAB) que cuenta con un avión de carga MD-10 30F con capacidad de 70 mil kilos.


Según información de los laboratorios, las vacunas ya comprometidas vienen en ampollas (vial) de 2.50 ml, son de uso múltiple con cinco dosis de 0.5 ml inyectables intramuscular y requieren una cadena de conservación de frio de -18°C, en containers isotérmicos acondicionados para transporte aéreo en pallets de 498x244cm.


Cada embarque debe ser rigurosamente monitoreado para no romper la cadena de frío hasta su punto de almacenamiento, basados en estrictos protocolos de seguridad, debiendo estar el punto de almacenamiento provisto con frízeres que deben estar al menos 48 horas antes ambientados a la temperatura requerida de -18 °C, y las vacunas solo pueden ser desempacadas y abiertas hasta 30 minutos antes de su uso, de otra forma quedan inservibles, no pudiendo volverse a congelar.


Una vez las vacunas inicien su arribo en las siguientes semanas, será la identificación de los centros de vacunación, la provisión de infraestructura de equipos de frío, la disponibilidad del material de vacunación y la organización del personal involucrado, la que determine el éxito de la campaña.


El inicio de la vacunación en los centros hospitalarios, hogares de adultos mayores y personal de seguridad nacional se debería concluir en las primeras dos o tres semanas, para luego iniciar la campaña masiva al grueso de la población potencialmente infectable de al menos 10 millones en todo el país.


Dada la naturaleza de nuestra limitada infraestructura logística, los dos centros de recepción y despacho de las vacunas deberían estar situados en los aeropuertos de Viru Viru y El Alto, donde ya deberían estar instaladas las cámaras de frío para la recepción de las vacunas y a partir de allí se debe coordinar un despliegue de abastecimiento aéreo al resto del país en embarques menores en vuelos de pasajeros y aviones de la Fuerza Aérea, en contenedores isotérmicos, que se deben entregar en los centros de vacunación debidamente dotados de cámaras de frío y con la disposición de los equipos involucrados. 


Esperamos que todo esto sea adecuadamente planeado y ejecutado, pues la vida de muchos bolivianos sigue en grave riesgo.


(Antonio Rocha,  presidente - CND)

Comentarios