Edición Impresa

Longaric, una propuesta de política de integración con enfoque de genero

Claribel Aparicio Ferreira 28/8/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

El gobierno nacional postuló la candidatura de la Canciller Karen Longaric al cargo de Secretaria General de la Asociación Latinoamericana de Integración – ALADI ante su Comité de Representantes.

La Canciller Longaric es una de las más reconocidas expertas bolivianas en materia de derecho internacional y de integración. En su amplia formación profesional, realizó un doctorado en Relaciones Económicas Internacionales y desarrolló una tesis doctoral sobre solución de controversias en la integración sudamericana. Es catedrática de la materia y escribió dos libros sobre integración, mostrando claramente su formación, experiencia y sobresaliente conocimiento sobre organizamos de integración como la ALADI, lo que la hace, candidata idónea en estos tiempos en los que se necesitan esas características, para fortalecer los organizamos de integración, para el bien de los países que los componen.

Este año la ALADI, cumple 40 años de creación, y tiene la posibilidad que por primera vez en su historia, pueda contar con una reconocida mujer como su Secretaria General, con una amplia visión de género e inclusión social en las políticas de integración comercial de la región.

Su candidatura define diferencias sustanciales frente a los otros candidatos a la Secretaría, debido a la imperante necesidad de promover políticas públicas integrales a favor de los sectores más vulnerables de los países latinoamericanos, siendo las mujeres uno de los grupos más afectados por la brecha de desigualdad, en oportunidades económicas y de comercio, cuyos avances han sido puestos en riesgo, debido a los efectos de la pandemia por el COVID-19 en el mundo.

Ante esta realidad, la candidatura propuesta por Bolivia, está ligada a los preceptos de inclusión y equidad de género demandados por la sociedad en los países de América Latina y el Caribe, que precisan ser consolidados en las acciones y políticas de integración en un organismo de vital importancia para el desarrollo de nuestros pueblos, como lo es la ALADI.

Durante décadas, los Estados de la región comprometieron velar por el cumplimiento de los derechos de las mujeres en el comercio y en el desarrollo de las economías de los países, que garantizan las convenciones internacionales. Los instrumentos han alcanzado amplio respaldo regional e internacional, incluso siendo incorporados a sus ordenamientos jurídicos, por lo tanto, resulta una imperiosa necesidad que los países miembros de la ALADI tengan una visión de género, capacidad y experiencia, como una trilogía virtuosa que sin duda remozará el organismo internacional, acorde a la nueva realidad por la que vivimos los países, debiendo mitigar los efectos regresivos de la pandemia del COVID-19.

La experiencia y trayectoria de la Dra. Longaric, no sólo permitirá influir en las políticas macroeconómicas de comercio e integración en la ALADI, sino también diseñará un nuevo escenario y ampliará políticas de igualdad de oportunidades para los sectores más vulnerables de la sociedad y de la economía, así como también la atención en las necesidades de las mujeres que aportan al desarrollo de los países.

En este contexto, debemos estar orgullosos que como Bolivia brindemos a la ALADI una alternativa prometedora para renovarla y consolidarla como una organización que trace el camino hacia una verdadera integración latinoamericana, llevando consigo una visión sólida de unidad y no de antagonismos.

Hacia un cargo que, tradicionalmente ha sido ocupado por hombres, los argumentos son muy sólidos, frente a los intereses que se juegan en este tipo de decisiones, pero por mi convicción de siempre mirar los escenarios para promover espacios para las mujeres, me es preciso expresar con todo orgullo, que hoy nos representa ante la ALADI una gran mujer, con presencia, con liderazgo y con conocimiento especializado en temas de integración regional, además de un alto desempeño de servicio comprometido con la excelencia.