Opinión

Los mejores hombres que puedan ser

El Deber logo
26 de enero de 2019, 4:00 AM
26 de enero de 2019, 4:00 AM

Cuatro hombres se miran frente al espejo. Difieren en color de tez, edad y en rasgos físicos en general. Pero surge una pregunta transversal en todos ellos: “¿Es esto lo mejor que un hombre puede tener?”. Luego, escenas que retratan comportamientos abusivos, de niños y hombres frente a otros de sus pares y a mujeres, empiezan a intercalarse.

Así se inicia la controversial y reciente publicidad de Gillette, una marca de hojas de afeitar que decidió arriesgarse con una apuesta de un minuto y medio para interpelar las construcciones de las masculinidades, particularmente en la cultura estadounidense, pero replicable en otros contextos.

Las reacciones, en el país del norte y en otros, estuvieron polarizadas. Por un lado, se expresó una amplia indignación en las audiencias de este comercial. Figuras públicas y privadas, masculinas, alegaron sentirse “atacados” e incluso “castrados” por el mensaje. El actor Piers Morgan incluso reclamó: “Dejen a los niños ser malditos niños, dejen a los hombres ser malditos hombres”.

Por otro lado, hubo un apoyo de otros tantos, como el periodista del Arizona Republic, Billy Goodykoontz, quien argumentó que el producto “no es un ataque a los hombres, por cierto. Es un ataque a los comportamientos inapropiados y abusivos de los hombres”, en un artículo titulado Si estás enojado con el comercial sobre la masculinidad tóxica de Gillette, tal vez tú eres el problema.

Pero también hubo otro grupo de personas, que aunque pareció entender el mensaje de la publicidad, acabaron interpretando lo contrario. Por ejemplo, el youtuber ‘Un tío blanco hetero’ expresó en su análisis la necesidad de luchar “contra nuestra propia naturaleza masculina y tóxica”, sin comprender que ahí se focaliza la publicidad, en desnaturalizar comportamientos masculinos, construidos socialmente y, en consecuencia, sujetos a ser reconfigurados.

¿Y por qué se tendría que hacer esto último, si como plantea irónicamente el comercial “los niños siempre serán niños”?

Porque como M. Foucault argumentó en la Historia de la sexualidad (1976) o J. Butler, en Género en disputa (1990), la sexualidad y el género no son hechos naturales, sino construcciones sociales, donde el poder ha sido asumido por el hombre que cumple con ciertas características, en su accionar social, marginando a los pares que no compartan las mismas y a las mujeres, por representar otro género. En palabras de A. Caballero (2014), es preciso “analizar la masculinidad como un constructor cultural de idéntica naturaleza al de la feminidad y cuestionar al hombre como heredero del poder universal”.

En la publicidad, esto se retrata al mostrar el abuso que pueden cometer los hombres contra las mujeres, solo por tener esa condición, construida socialmente como superior. Abuso ilustrado con los anuncios del movimiento #MeToo, imágenes de acoso callejero y doméstico, o con la deslegitimación de una mujer, en una reunión ejecutiva.

Masculinidad hegemónica también manifestada entre hombres, con la denuncia sobre el uso masculino de la fuerza, como el principal medio para lidiar con la diferencia.

No obstante, como también sugiere el comercial, “algo finalmente ha cambiado”. La liberación femenina, iniciada hace más de 100 años y fortalecida desde finales del siglo pasado, así como la apertura en relación a la construcción del “ser mujer”, y a las identidades de género, en general, incitan a los hombres a sumarse a reflexionar sobre su construcción social y lo que han reconocido como masculinidad.

En síntesis, acorde con esta controversial pieza audiovisual, “el mejor hombre que puedas ser” implica respetar y legitimar al otro (hombre o mujer), en su condición humana; evitar y denunciar el abuso de poder, justificado tradicionalmente en la masculinidad hegemónica; y tener la capacidad de autointerpelarse para poder reinventarse, sin tener miedo a sentirse “castrado”.

A ver cuántos se suman al reto, pues como advierte Gillette “ya no habrá marcha atrás”.

Tags