Opinión

Los mensajes desde Santa Cruz

El Deber logo
24 de septiembre de 2017, 23:08 PM
24 de septiembre de 2017, 23:08 PM

La cúpula empresarial cruceña y el poder nacional se encontraron y marcaron la cancha en la que jugarán los próximos meses. Ocurrió durante la apertura de la Feria Exposición, la mayor evidencia de que Santa Cruz es el motor económico del país, cuyo modelo es consecuencia de la producción agroindustrial y del emprendimiento, lo que la convierte en un referente a escala nacional e internacional.

El presidente de Expocruz planteó la necesidad de que el Estado boliviano impulse la industria nacional, que garantice la producción evitando las invasiones de tierras, brindando seguridad jurídica y frenando el castigo al sector privado, que se ha reflejado en la excesiva fiscalización tributaria, el escaso control al contrabando y los límites impuestos a las exportaciones. Este empresario del sector agroindustrial dijo que si bien a los cruceños nos falta camino por delante, tenemos un recorrido un poco mayor que el resto de las regiones del país. Planteó que la economía nacional deje de depender exclusivamente del extractivismo de los recursos naturales y empiece a mirar toda la potencialidad que tiene el ámbito no tradicional, precisamente aquel que convierte en referente a Santa Cruz.

El presidente Evo Morales, que estuvo después de muchos años en la apertura de Expocruz, reconoció el aporte del empresariado cruceño y recordó que la Constitución reconoce la economía plural (estatal, comunitaria y privada, de grandes y pequeños empresarios). Admitió que falta coordinar con los privados y también dijo algo que es central, que solo a partir de este trabajo en conjunto se puede planificar pensando en el futuro y no solo reaccionando ante las circunstancias coyunturales.

Aunque según el mandatario la economía está bien, admitió el bajón de los ingresos por exportación de hidrocarburos y que este afecta, principalmente, a las gobernaciones. No habló de redistribución ni de pacto fiscal. En cambio, dijo que el Gobierno central aliviará a los gobiernos departamentales haciéndose cargo de las inversiones para cada región. Si bien lo anunciado alivia en lo inmediato a los gobiernos subnacionales, parece un retroceso en el respeto a la autonomía de las regiones y en la búsqueda de un acuerdo de redistribución de los ingresos del Estado.

Hay que saludar que el sector privado y el Gobierno busquen planificar el futuro del país, será mejor si se concibe que ese trabajo debe ser en equipo, con respeto y sin imposiciones. También será fundamental que por fin haya coordinación entre todos los niveles del Estado priorizando a los bolivianos y dejando a un lado los intereses partidarios que tanto daño le han hecho históricamente a Bolivia. 

Tags