Opinión

Los puentes de septiembre

24 de septiembre de 2022, 4:00 AM
24 de septiembre de 2022, 4:00 AM

Septiembre es el mes de la dulce memoria y la agradable reflexión; ¿qué mayor alegría que recordar quiénes somos y, con una sonrisa, mirar el futuro? La virtud de la alegría es la gratitud y no hay mayor demostración de amor que compartir la alegría con quienes uno ama. Así, la importancia de septiembre radica en la memoria de lo mejor de la región: su gente, su visión, su pujanza, su hospitalidad y su cooperativismo.

Pero si algo enseñan Venezuela y Argentina, es que todo progreso puede perderse si la sociedad (particularmente sus líderes) olvida las bases fundamentales que permitieron acelerar el desarrollo; recordemos que no hay fidelidad sin memoria. ¿Cómo serle fiel a Santa Cruz si olvidamos cómo actuaron sus líderes para crear la región más próspera e inclusiva del país? ¿cómo mirar el futuro con esperanza si desconocemos quiénes somos hoy menospreciando a quien está a nuestro lado?

Santa Cruz necesita tender puentes y fortalecer los diálogos público-privados; se precisa mejorar la eficiencia adaptativa de la región frente a las constantes y aceleradas dinámicas propias del momento histórico: demografía, institucionalidad, territorio y tecnología.

La llave está, por lo tanto, en nuestros líderes y, principalmente, en nosotros.

Pero es verdad que la democracia está debilitada y ha perdido credibilidad a nivel mundial, lo que reconfirma la necesidad de forjar una agenda de principios mínimos que conformen una serie de políticas de estado a nivel municipal, metropolitano y a nivel departamental. Si nuestros líderes lo hicieron 60 años atrás (en un contexto muchísimo más adverso), ¿por qué no podríamos hacerlo hoy? La capacidad de mirarnos de frente y resolver problemas locales ha sido y es un baluarte de la institucionalidad cruceña.

La región cuenta con importantes desafíos y, sin entrar en las grandes discusiones del desarrollo, podríamos partir de lo pequeño, de lo fundamental para las familias: las licencias de funcionamiento y los permisos de construcción, por ejemplo, por el simple hecho de que es difícil imaginar que los pequeños emprendedores y las familias más vulnerables de la región más próspera del país tengan que sufrir un calvario local para ser formales.

El desafío no es menor: es necesario tender los puentes de septiembre.

Tags