Opinión

Los servicios de la administración pública 2019

El Deber logo
10 de marzo de 2019, 4:00 AM
10 de marzo de 2019, 4:00 AM

Me extraña que un país con buenos analistas, como el nuestro, no haya desmenuzado adecuadamente el panorama económico que pinta el presupuesto general de la nación para el 2019. Las conclusiones de ese análisis serían espeluznantes. En esta oportunidad, analizaremos solo algo que puede parecer detalle: las tasas de crecimiento del PIB por sectores, pues pensamos que esos índices nos muestran con claridad hacia dónde se quiere dirigir la economía nacional en este año electoral.

¿Saben cual es la actividad económica que más crecerá, que será la ‘locomotora’ del presupuesto? Pues los servicios a la administración pública, con un crecimiento del 6,9%; es decir, se asigna el primer lugar a la burocracia, los servicios y las pegas para que jalen hacia el ansiado 4,5% que permita pagar el politizado segundo aguinaldo.

¿Saben qué le sigue en alta tasa de crecimiento? Pues nada menos que restaurantes y hoteles, con una tasa de crecimiento del 5,6%. Ignoro de dónde nace este optimismo, quizá de la cantidad enorme de hoteles y restaurantes de 5 estrellas que se están construyendo en Santa Cruz, con serias dudas de que el proceso se haya desbocado…

La agricultura y afines aparecen con un generoso crecimiento de 5,4% de su PIB, quizá propulsado por el proyecto etanol, porque lo que es la producción agrícola de las pequeñas propiedades campesinas del país, que ya no son mas que el 10% del total de la producción en volumen, está en profunda crisis, casi en proceso de desaparición como lo confirman los datos de la fundación Tierra y del Cedla. La mayor parte de la papa, cebolla, verduras, frutas proviene del contrabando peruano y argentino. Ese PIB alto, en realidad, corresponde solo a la soya necesaria para la agroindustria de sus derivados.

La construcción, que en años anteriores llegaba al 9%, hoy aparece en un modesto 5% y la minería no superará el 2% de crecimiento en su PIB, así que no sabemos cómo esta última pagará el doble aguinaldo.

Pero la gran novedad, que nadie ha destacado es que la tasa de crecimiento de nuestra principal actividad exportadora y generadora de recursos estatales, que es la producción de petróleo y gas natural, crecerá solo al 1,2%, es decir, casi nada.

Que para el 2019 se considere que el sector más dinámico y de mayor crecimiento vaya a ser el de los “servicios de administración pública” con el 6,9% y que el gas y el petróleo, la columna vertebral de nuestra economía, van a crecer solo un 1,2% nos indica claramente hacia dónde están apuntando nuestros gobernantes en este año electoral, ya que sabemos que buena parte de esos ‘servicios’ tendrán, al final, un uso electoral.

Tags