El Deber logo
21 de abril de 2017, 4:00 AM
21 de abril de 2017, 4:00 AM

No recuerdo haber hablado alguna vez de taladros ni perforaciones con mi corresponsal en el Palacio de la plaza Murillo, por ser un profano en materia petrolera, por lo que no valió nada el aconsejarla me mencionara ese tema esotérico ante el presidente vitalicio, porque él tampoco es técnico en estos, aunque sus yunkus le atribuyen la nacionalización del gas y del petróleo, que sigue bajo la dirección técnica de compañías foráneas.  Ante el revuelo que se ha armado a causa de  irregularidades en el manejo de YPFB, no me quedó otra que decirle: Esto parece ser un yacimiento permanente de escándalos financieros (YPEF), que casi me impulsa a manifestar que algún colaborador importante dirija el sector más estratégico de nuestra economía, pues conmueve saber que puedes volverte rico adquiriendo tres taladros, que deben ser muy valiosos para inquietar a la opinión pública, lo cual no sucede con otros sectores de la economía. 

Sin embargo, este asunto me impulsó a soplar en la oreja del presidente la malvada idea de ofrecer la presidencia de YPEF a cualquier ciudadano hábil, cuya experiencia no vaya más allá de haber trabajado en una estación de distribución de gasolina, donde lo que se necesita es saber manejar una manguera que la vierta. Pero me encantaría tentar con este cargo al ministro de Economía, que ha estudiado en London School of Economics, asegurando así la solución de los pendientes y angustiosos problemas salariales. 

La cochabambina me dijo que tenía el tincazo de que una diabólica maldición pesaba sobre hombres del MAS que llegan al máximo cargo de YPFB, pues conviene recordar que el primer presidente fue a dar a la cárcel, porque no pudo aguantarse meter las manos en la lata de Yacimientos, aunque a la fecha ya anda suelto y no será raro que en vista de la eficiente labor cumplida sea convocado a conducir nuevamente esa mina de oro negro. Después de esta conversación con Macacha, hicimos votos para lograr del cielo un manejo más honesto de la entidad petrolera, prometiéndome ella que este buen deseo será trasmitido al presidente que ha retomado su actividad de orador estrenando su voz. 

Tags