Escucha esta nota aquí

Otra vez el maltrato a la cultura se pinta con desprecio. Manzana 1 es una institución sin fines de lucro y de beneficio público. Ubicada en el estruendoso latir del corazón cruceño, simboliza no solo la creatividad de las artes visuales sino la pujanza y el sostenimiento de la lucha incesante. Lo que hoy llamamos con orgullo Espacio de Arte era una desvencijada carceleta, para luego pasar a ser un edificio abandonado y más tarde transformarse en una galería insigne y señorial. Sin pretender divisas ni pecunios a cambio, los quijotes fundadores transformaron el espacio en un sitio de creatividad, buscando un lugar para la expresión artística de nacionales y extranjeros. Así, durante más de 15 años, han pasado 681 artistas con sus obras en 120 exposiciones. Recordar lo que era y ver lo que es hoy, no hace falta decir más. Respiraron su aire casi dos millones de visitantes, sin contar quienes disfrutan de las muestras externas y permanentes que deleitan el paseo del centro capitalino.

 La gran mayoría sabe reconocer el valor cultural, artístico y de desarrollo humano que tiene este emprendimiento hecho y sostenido por un puñado de personas que nos comparten a todos sus sueños hechos realidad. La Manzana, como le llama la gente, no cierra sus puertas, está de lunes a lunes y feriados para el deleite del público.

Pero los administradores de los dineros públicos han decidido por motu proprio y sin consultas manejar el valor del trabajo del arte y la cultura. Anteriormente le habían quitado los ítems a cambio de contratos eventuales, así como los dos gendarmes que cuidaban el edificio y su valioso patrimonio artístico. El nuevo episodio tiene que ver con la falta de pago, desde agosto del año pasado, de los tres salarios del personal contratado. Desde ese momento se generó expectativa e incertidumbre entre el personal impago para conocer si le renovaban o no el contrato. Se intentó hacerlo con tres de los cuatro integrantes, pero solo por un período de un mes y 10 días hasta marzo de 2021.

La justificación del secretario municipal de Juventud, Deportes y Cultura, según el reporte institucional, sobre el breve periodo de contratación, aduce el hecho a una “responsabilidad política que no permite alargar contratos en época electoral”, pese a que la dotación de contratos para Manzana 1 está prevista en el POA 2021. Hablamos de $us 30.000 anuales, no de cifras siderales. Una gerencia, una coordinación general y una administrativa, que hacen de todo para que funcione eficazmente, apoyados significativamente por un personal auxiliar y una directora ad honorem.

Lo que no se conoce no se valora y lo que no se entiende tampoco se apoya. Y no se trata de otra cosa que, de sensibilidad social, de entender la felicidad del otro, al ver recorrer, tomarse fotos, identificarse, reunirse y compartir en un espacio común, un lugar en el mundo que es de todos. Un sitio turístico, un orgullo local, un acierto universal.

Comentarios