Edición Impresa

Me duele Bolivia

Escucha esta nota aquí

Tengo varios indicadores para tener este sentimiento de dolor y de frustración. Hoy se están cometiendo crímenes de lesa humanidad: bloqueos dejan más de 30 muertos por falta de oxígeno y $us 10 millones de pérdidas diarias. Se impidió el paso de camiones de oxígeno, medicamentos y alimentos. Los bloqueos están causando agonía en los hospitales del occidente del país (EL DEBER, 12 y 13 de agosto - 2020).

Pero lo más triste es que nadie se da por enterado y los que tenían que hacerlo, no hacen nada para evitarlo. Efectivamente, no hay derecho que se mueran nuestros hermanos bolivianos porque no llega el oxígeno y otros insumos por culpa de esos bloqueos irracionales, absurdos y sin causa. 

Es absurdo y criminal que la Policía de este Gobierno que tenemos detenga y sancione a una familia por celebrar una boda dentro de casa y, en cambio, ahí están los bloqueadores con un peligro total de contagio y el Gobierno no hace nada; es un contrasentido lo que hacen con una familia, celebrando en casa una boda y dejando moverse con libertad a los bloqueadores.

Otro indicador, es el artículo de Andrés Oppenheimer: Las Elecciones de Bolivia, podrían devolverla al bloque Venezuela - Cuba - Irán, eso sería una tragedia. Esto es lo que yo vengo diciendo hace tiempo y si el MAS tiene mayoría en el Parlamento futuro, aunque no tenga el presidente, no va a dejar gobernar al que haya salido en la segunda vuelta, pues tiene el Parlamento y la calle, como estamos viendo ahora; con el Parlamento y los bloqueos, son los dueños del país.

No puedo entender cómo Mesa, Rubén Costas, Tuto Quiroga, Jeanine, Luis Fernando Camacho no se dan cuenta de estas cosas y de que esta realidad puede ser la que tengamos después de las elecciones. No puedo entender cómo estos candidatos no se dan cuenta de esta amenaza de dictadura o de guerra civil.

Entonces la consecuencia de lo que te voy diciendo es que implantarán una dictadura terrible, no habrá ni democracia ni Estado de derecho y se cargarán a toda la oposición. Había que crear un movimiento para evitar esa posible dictadura o guerra civil. Me duele el futuro de Bolivia si no ponemos remedio ahora.

No se puede traicionar la victoria ejemplar rotunda del pueblo a partir del fraude electoral del 19 de octubre de 2019. Se corre peligro de que esa victoria del pueblo, especialmente de las mujeres y de los jóvenes, se eche por tierra por culpa de cuatro o cinco dirigentes políticos bolivianos.

Creo que estamos a tiempo de reaccionar y todos juntos encontrar la auténtica dirección democrática de un verdadero Estado de derecho donde reine la justicia social, superemos la desigualdad, la mayor de América Latina y con la participación de todos, organicemos una Bolivia justa, estable, de bienestar, donde el objetivo común es buscar el bien común empezando por los más pobres.