Escucha esta nota aquí

Las Misiones Jesuíticas de Chiquitos, patrimonio común de la humanidad, se descubrirá al mundo a través de una serie documental de televisión estadounidense (National Geographic Channel) que explora varias culturas y religiones, abarcando temas de la fe en Dios y su gran poder. Será una buena oportunidad para comparar puntos de vista y tratar de resolver preguntas que nos hemos hecho toda la vida, algunas de las cuales ya han sido tratadas en episodios televisivos como La Muerte, El fin, ¿Quién es Dios?, La creación, El mal, Milagros, etc.

Los pueblos misionales –fundados por la Compañía de Jesús, llegada a este territorio amazónico, corazón del continente sudamericano, en 1540 hasta su expulsión en 1767-1768–, con su arquitectura católica y tradiciones locales, han amalgamado, como arcilla y alfarero, misteriosos enigmas, como el uso de la música dulce renacentista y barroca para seducir a los originarios. Algunos de ellos aún no han sido descifrados.

Las Misiones, creadas en Chiquitos, contarán La historia de Dios en pinceladas desde San Francisco Xavier (1691), San Rafael (1696), San José de Chiquitos (1697), Concepción (1708), Santa Ana (1755), Santo Corazón (1760), San Miguel (1721), Santiago (1754), San Ignacio de Loyola (1748) y San Ignacio de Zamucos (1724). Este resplandor de Dios único, señalado por la cultura milenaria de Chiquitos, como El Dorado que hipnotizó a los recién llegados europeos, tiene interrogantes en la posible relación cultural de pueblos indígenas de estos lares con la diáspora de Oriente Medio, antiguas civilizaciones que compartirían una herencia común.

No es extraño reconocer palabras con sonidos similares como el hebreo ‘ani ohev otah’ (te quiero/te amo, a la mujer) con el guaraní ‘che rohay hu’, e inclusive el sorprendente parecido del quechua ‘cha ka’ (puente, muslo, pierna) y el hebreo ‘shoak’ (pierna); el quechua ‘qoma’ (altura, elevación) y el hebreo ‘komah’ (medida, altura). ¡Bienvenido Morgan Freeman!, sea usted el desencantador de El Dorado, que también contará La historia de Dios. 

Comentarios