Edición Impresa

Museo del petróleo y el gas en Camiri: una deuda antigua

Mario Suárez Riglos 10/5/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

Nuestra serie de artículos fundamentando la creación de museos y parques temáticos se inició con una mención a mi condición personal de “ejemplar de museo”, o de “fósil vivo”, epítetos de los que no me puedo librar fácilmente por mi condición de Geólogo-Paleontólogo, especializado e interesado en la Museología.

Tal condición seguramente se incrementará con la propuesta de hoy día, que versa sobre un museo departamental y/o municipal del petróleo y el gas a establecerse, según mi propuesta, en la ciudad de Camiri.

Muchos sabemos que Camiri fue durante largos años el epicentro de la actividad petrolera del país, en otras palabras, la Capital Petrolera de Bolivia, y el hecho de que la actividad haya mermado en la región no le quita los méritos, más bien los acrecienta como sede del conocimiento, de la experiencia, y del futuro de la industria, pues todavía hay mucho que aprovechar allí, y de allí vienen algunos de nuestros más brillantes profesionales en la materia.

Camiri sigue siendo, pues, el yacimiento más importante de información sobre combustibles fósiles que tiene el país y, por tanto, el lugar más indicado para establecer un museo y parque temático sobre el tema.

Su condición de ciudad del borde del sub-andino, donde los primitivos pobladores de la sierra usaban el petróleo que brotaba de los acantilados como pócimas curativas e iluminantes, no dejan duda de que Camiri fue pionera en el aprovechamiento del petróleo, y refuerzan la idea de que también debe ser pionera en el cuidado de sus registros históricos, de mapas geológicos, maquinaria, implementos, información escrita y gráfica, y estratigráfica, sobre técnicas utilizadas para prospección, perforación y aprovechamiento, y como repositorio histórico del muy rico anecdotario que debe existir al respecto.

Como estudioso del patrimonio cultural, ciencias de la Tierra, como geología o geografía e historia de nuestro departamento, y considerando que los proyectos de investigación geológica no implican sólo sacar cosas de la Tierra, personalmente postulo que hacer geología de información es lo mismo que buscar conocimiento de todo aquello que tenemos, esté enterrado o no, y con procesos de investigación multidisciplinarios, junto a la antropología biológica, social y cultural, sirve para establecer las pautas de comportamiento, organización social y creencias de los grupos humanos que pasaron y perviven por la región de estudio, y allí es donde se puede encontrar explicaciones al progreso o el atraso de las culturas.

Un museo del petróleo y del gas, pues, y como se ha explicado, no versa solo sobre el líquido o el gas como elementos técnicos del desarrollo, que lo fueron y lo siguen siendo, sin dudas, sino que también y sobre todo es un depósito de explicaciones sobre el pasado, el presente y el futuro de esta industria y su gente.

Recordando que los museos son lo que muchos reconocen como la “universidad del pobre”, sin ánimo de perpetuar esta condición, sino por el contrario, librarnos de ella, postulamos la creación de museos como espacios educativos y recreativos, conteniendo instalaciones y montajes interpretativos, aprovechando el gran potencial educativo que tienen las tecnologías modernas de información.

El Museo del Petróleo a establecerse en Camiri debe ser el espacio educativo cultural donde se exhibirá la historia del petróleo desde su formación hace millones de años, hasta su explotación en la actualidad, haciendo especial hincapié en la epopeya nacional vivida para defender este recurso natural y para organizar la empresa estatal encargada de su tuición, YPFB, ya sea de manera directa o con la intervención de empresas y organismos extranjeros, como ocurrió en nuestra historia.

La organización museística podría desarrollarse en dos partes, en espacios cerrados y abiertos, con carácter de interactivos: a) Una Muestra Interior, que podrá mostrar una especie de túnel del tiempo, donde se detallaría en orden cronológico la vida del Universo, las secuencias que van desde el Big Bang hasta nuestros días, el origen de la vida, la evolución de los dinosaurios -de los que se podrían observar restos fósiles-, la formación del petróleo y la ubicación de las distintas cuencas sedimentarias de Bolivia, y b) Una Muestra Exterior en la cual se presentarían y difundirían las diferentes fases del ciclo de la explotación petrolera a través de la exhibición de piezas valiosas como maquinarias, equipos y herramientas de principios del siglo XX, pudiendo ambientarse una réplica del sitio histórico en el que se instaló el primer equipo perforador, y complementando con la construcción de un anfiteatro para espectáculos u otras actividades culturales.

Nuestras propuestas surgen de manera espontánea, sincera y honesta, y son fruto de la preocupación de ciudadanos que anhelan que nuestro pasado se preserve en el presente y nos proyecte al futuro. Por tal razón, y siendo este el tema más cercano a nuestra formación y afectos, comprometemos nuestro concurso personal desinteresado para que la propuesta se haga realidad.

Camiri es un pueblo vivo, una sociedad bullente, y aunque tiene muchas heridas, también tiene los betunes y los aceites que las calman y cicatrizan, y que con un museo especializado traerá el pasado al presente con mucho mayor vigor.

Comentarios