Opinión

Necesitan las elecciones judiciales

El Deber 25/5/2017 04:00

Escucha esta nota aquí

Rompimos los moldes eligiendo a los poderes judiciales por voto popular. Fue llamativa la novedad de la nueva Constitución. No era normal, pero parecía interesante abrir nuevos caminos. Ahora, ya lo hemos hecho. Ya elegimos. Fue un fracaso. Nunca Bolivia ha tenido un Poder Judicial más ineficiente, mediocre, servil. Siempre fue sucio, pero nunca tan sucio. Nuevamente el país tiene que elegir jueces. Necesitamos nuevos jueces que sean inteligentes y sabios, trabajadores incansables y, por encima de todo, honestos. Lo medular, lo realmente definitivo, debiera ser la calidad humana de los nuevos jueces, la caballerosidad, la hidalguía, la nobleza de espíritu a prueba de coimas y a prueba de presiones políticas. El tema es cómo seleccionar a las personas que tienen ese carácter, ese espíritu, esa grandeza. Quizás, el voto, porque se trata de una honestidad, de una honradez que tiene que ser conocida y reconocida por la población.

Optamos por la elección, pero antes de empezar los gobernantes habían robado la genialidad que pudiera tener el voto. Al pueblo lo hicieron votar, pero a ciegas. Nos llevaron ante listas elaboradas en secreto, listas de absolutos desconocidos. No tuvimos la posibilidad de escoger nada. No había calidad humana que buscar. Venían ya elegidos por otros. Solo querían que nosotros ratificáramos con el voto su elección. Las cámaras escogieron a los parciales, a los previamente comprados, a los suyos. Prohibieron que los conozcamos. Prohibieron que tuviéramos otra alternativa que la de ellos. Solo dejaron vigente la palabra del MAS, que hizo la papeleta porque necesitaban jueces que apoyaran el poder absoluto que tenían.

Años después reconocieron que fue imposición. “Creímos que por ser de abarcas y poncho iban a servir”, dijo el culpable. Ahora, nos llaman a nuevas elecciones y no han aprendido ninguna lección. Cometen los mismos delitos. Convocan con las mismas limitaciones. Caen en los mismos abusos de poder. ¿Por qué? ¿Qué quieren? No los mueve la calidad. No les importa la justicia, ni la corrupción ni la retardación. No les preocupa arreglar el país. Necesitan un Tribunal Constitucional (TC). Necesitan un TC dócil, que abra las puertas de la reelección a Evo. Lo van a conseguir a cualquier precio. 

Comentarios