Edición Impresa

No les den medallas, denles dignidad

Escucha esta nota aquí

El 9 de octubre se celebrará la caída del grupo armado irregular, conformado por extranjeros cubanos y algunos bolivianos al mando de Ernesto ‘Che’ Guevara, que incursionó territorio boliviano para derrocar al Gobierno de Bolivia, cambiar el régimen político e imponer el sistema comunista y expandirlo al resto de Latinoamérica.

Al mediodía del 8 de octubre de 1967 cae la última patrulla de los mal llamados “guerrilleros”, al mando de ‘Che’ Guevara, él se rindió, pese al lema socialista: “Patria o muerte, venceremos”. 

Durante los 14 años del Gobierno del MAS, Evo Morales ordenó cerrar las puertas de los cuarteles a los beneméritos para evitar actos de conmemoración de la victoria de Ñancahuazú; por el contrario, organizó eventos de reconocimientos a los guerrilleros cubanos en vida y ordenó la construcción de la denominada “ruta del Che Guevara”, hasta una estatua y el respectivo museo en honor a los invasores extranjeros en desmedro de los héroes nacionales.

Evo utilizó bienes del Estado para la celebración de los 50 años de la caída del ‘Che’ Guevara. El 9 de octubre de 2017, llevó a cabo un evento internacional con organizaciones comunistas del continente y Europa. 

Al respecto, el Centro de Diplomados en Altos Estudios Nacionales, (Cdaen-SC) durante la gestión de Evo, luchó por la imagen y el honor de los bolivianos, principalmente de los beneméritos de Ñancahuazu que estaban siendo vilmente humillados, y organizó un acto de desagravio en la misma plaza principal de Vallegrande donde estaban en festejos los comunistas invitados por Evo Morales.

A las cinco de la tarde del 9 de octubre de 2017, ante la sorpresa del pueblo y de los extranjeros, a la cabeza del Cdaen-SC ingresan a la plaza los beneméritos de Ñancahuazú con paso de parada al compás de la canción Mis harapos, llenando de emoción a propios y extraños; todo el pueblo se volcó a aclamar a sus héroes. Los extranjeros se limitaron a respetar lo que estaba ocurriendo. Luego de la misa de campaña, se condecoró al Estandarte de los excombatientes y a cada uno de ellos, finalizando con un paso de parada para luego retornar a la ciudad de Santa Cruz.

Ante la proximidad de esa fecha histórica, es importante que la presidenta del Estado gestione la promulgación de una ley para reconocer a los excombatientes de las guerrillas de Ñancahuazú como beneméritos de la patria con beneficios pecuniarios, y no así la declaratoria de benemeritud honórifica solamente. Por su parte la Asamblea Legislativa deberá posibilitar esa iniciativa en gratitud por la defensa, la unidad y la soberanía del Estado.

Cabe destacar que la Gobernación de Santa Cruz, mediante decreto Departamental No.226/16, ejecutó políticas de carácter social para los beneméritos otorgándoles credenciales para acceder a beneficios sociales como becas alimenticias, servicios de salud, entre otros beneficios. Las autoridades que asistan a los actos cívicos asuman su rol con hidalguía y no se presenten por obligación a otro evento protocolar, vayan a festejarlos tomando en cuenta que nuestros héroes no necesitan medallas, tampoco discursos, no quieren más promesas, sino desean vivir sus últimos días con dignidad.