Opinión

Nociones de un virus (II)

2/5/2020 03:00

Escucha esta nota aquí

Paúl Chávez Vargas

 Las investigaciones de disminución en la saturación de oxígeno en los tejidos del cuerpo y la trombocitosis intravascular diseminada de preferencia en el pulmón, son los factores del alto riesgo de esta pandemia. El O2 son dos átomos de oxígeno en el aire atmosférico terrestre que no se almacena en ningún órgano y su entrega debe ser continua y en cantidad adecuada para poder vivir. Algunos ejemplos: cuando Dios creó a Adán le dio su soplo vital para que gozara de su creación; él bebe al nacer recibe una palmadita para iniciarlo a que respire; la persona que se desmaya cae el suelo y se debe aplicar el ABC de la vida, A es abrir la vía aérea; el piloto a 3.000 metros de altura tiene fatiga física y a 4.000 metros presenta confusión mental y shock por la hipoxia; en la cabina del avión ya caen las mascarillas, ajustarse los cinturones y si el peligro es mayor se encienden las luces y muestran las puertas de escape. A mis alumnos y pacientes les digo: en la Chiquitanía los animales no huyeron tanto por el fuego sino por el humo con monóxido de carbono CO que es inodoro, tóxico y con gran afinidad por la Hgb que es 200 veces más poderoso que el O2, donde murieron muchas especies exóticas y también por la asfixia en las personas que duermen encerradas en su cuarto con un fogón encendido.

Esta fisiopatología es parecida al Covid-19 al provocar hipoxemia por disminuir el transporte de O2 en la sangre con disfunciones en todos los órganos del cuerpo humano. Es como si en el saquito alveolar el O2, el virus y el CO están esperando a que pase el glóbulo rojo para abordarlo, estos 2 últimos se suben rápido a la Hgb dejando solo al O2 para que mire las estrellas de noche.

Como los chinos mintieron a diestra y siniestra provocando la pandemia con tantos muertos, gastos y zozobras, ahora tendrá que responder por tanta iniquidad y el pánico general de la gente, que causa un estado psicótico con disminución del sistema inmunológico. Ahora que tenemos más claridad de la etiopatogenia debemos mirar la vida con optimismo, autoestima, relajados y hacer en casa los que más nos gusta para liberar en nuestro cerebro dopamina y serotonina que son los neurotransmisores del placer y la felicidad, porque vamos a iniciar una nueva vida de esperanzas y satisfacciones.