29 de octubre de 2023, 20:54 PM
29 de octubre de 2023, 20:54 PM

Lo dijimos hace varios meses atrás: No habrá segundo aguinaldo. Nostradamus Chávez acertó en su predicción. Pongo de testigos a mis amigos las redes sociales. También está registrado en varias declaraciones que hice en los medios de comunicación. Así mismo, ofrezco como deponentes a los monaguillos del proceso de cambio que salieron a lanzarme las piedras del desprestigio y la infamia por mis vaticinios. Falso profeta es lo menos que dijeron y lo que me es permitido reproducir en un domingo víspera de la llegada de nuestros muertos.

Por el lado amable, varias personas me llamaron para agradecer mi pronóstico. Muchos de ellos ya habían comenzado a gastar una plata que no llegaría. ¡Va retro Satanás gastador!. Por supuesto, a los empresarios formales les entro el alma al cuerpo. El segundo aguinaldo es un costo muy fuerte para ellos. Contrariamente, muchos empleados públicos quedaron francamente decepcionados, y a sus “adentros” pensaron: “Con el Evo siempre había esta platita. Tiene razón el jefazo, cajero no más había sido”.

Pues dicho y hecho, el crecimiento del Producto Interno Bruto, alías PIB, en el segundo trimestre del 2023 sólo llegó a 2,21%. En el tercer y cuarto trimestre del 2022 crecimos a 4,09% y 1,33% respectivamente. En el primer y segundo trimestre del 2023, el producto subió en 2,39% y 2,21%. Cabe recordar para que se dé este beneficio social, la economía debe crecer al 4,5% en un promedio interanual que se mide de junio 2022 a junio a del 2023. Así que su seguro servidor de turbante, Nostra para los íntimos, no tiene una bola de cristal sofisticada, sabe algo de aritmética y conoce algo del contexto interno y externo de la economía boliviana. Sólo por acertó su predicción.

En una perspectiva de más largo plazo, el dato del segundo trimestre del año en curso confirma la desaceleración de la economía boliviana que se registra desde el 2013. En este último año, el país creció al 6.8%. Después de una caída de las exportaciones en un 33% - que habían impulsado el crecimiento económico en Bolivia hasta esa fecha - el PIB se comenzó a desacelerarse, es decir, a crecer cada vez menos. En efecto, 5,4% en el 2014, en 2015 (4,9%), en el 2016 (4,3%), en el 2017 (4,2%) y finalmente, en el año 2018, el crecimiento fue de 4,2%. La bonanza externa había desapareció y a pesar de los esfuerzos de sostener el crecimiento económico con la demanda interna, éste se redujo hasta el 2,2% en el 2019. Quiere decir que antes de la crisis política y la pandemia, la economía boliviana ya venía frenada.

En el 2021, debido a la pandemia y la crisis política, se produjo una debacle y bajamos al sótano de -8,7% de la economía y después se registró un rebote estadístico en el año 2021, cuando crecimos al 6,1 %. Sin embargo, a partir del 2022 volvimos a la tendencia estructura de menor crecimiento de 3,5%. En este año que avanza raudamente, el PIB subirá en torno de 2 %, muy lejos de lo anunciado por el gobierno a inicios del 2023: 4,9%. 

Sin embargo, el Gobierno, siguiendo la métrica de la vanidad a la cual nos tiene acostumbrados, dice que este crecimiento enano será el tercero de América Latina y que a pesar de la crisis internacional.  Ay wawitas de pecho, ya dejen el chuchur. Como dice el tango argentino estamos cuesta abajo en la rodada bajo el cielo más puro de América desde el 2014 y aquí se sigue exhibiendo el pechito de bronce como si no pasara naranjas.

Los organismos internacionales como el Banco Mundial son menos optimistas. Hablan que el crecimiento del producto en el país, hasta fin de año, sería de 2 %.  Ahora bien, esta desaceleración no es sólo un problema de una coyuntura externa adversa. Es la prueba del agotamiento del modelo extractivista que viene languideciendo desde el año 2014. Este es un muertito que se ha olvidado de caer.

Pero veamos más en detalle que está pasando con el crecimiento económico usando los datos del segundo trimestre del 2023. En primer lugar hay que afirmar que estamos claramente frente a un shock externo que se manifiesta en la caída de exportaciones de -14.65% y que a pesar de que el motor internacional se apaga, el gobierno insiste en impulsar el motor interno de la economía a través de una mayor inversión pública, pero que no es suficiente y ha bajado a la mitad de los años de gloria, cuando llegaba a más de 5.000 millones de dólares. De hecho, en el segundo trimestre del 2023, la formación bruta de capital fijo, comandada por la inversión pública, fue tan sólo de 7.62 % del total de gastos. ¿Y porque esta tan baja? Por la sencilla razón de que el gobierno esta yesca. Esta raspando la olla con cuchara de palo.

Si vemos el PIB por actividades económica, los servicios internos siguen creciendo como es el caso de los restaurantes, hoteles, servicios personales y domésticos. Crece en un 11.11%. Así mismo, los servicios financieros suben en 3,88% y la construcción 3,66%, respectivamente.

Entretanto, el sector minero que en el pasado era muy dinámico, ahora apenas crece al 0,15% y hay muy malas noticias en la industria manufacturera, piensen en la torta de soya y el oro metálico. Se registro un retroceso de – 0,8%. El sector petróleo y gas en esta oportunidad volvió a decrecer en – 5,7%. Estos resultados negativos se registran hace varios años en el sector hidrocarburos porque nuestra producción de gas ha bajado y hemos perdido también mercados como es el caso de la Argentina. El generador de excedente más importante del modelo económico hace aguas. Por lo tanto, la base del edificio económico está en serios problemas y no hay, en el corto plazo, ningún otro sector que lo sustituya. Pongamos datos a la agonía del sector gas. Las exportaciones cayeron de 6.600 millones de dólares, en el 2104, a 3.000 millones de dólares en el año 2022. En este periodo, los ingresos tributarios, la renta gasífera, bajo en 3.200 millones de dólares y los subsidios el año pasado fueron de 1.700 millones de verdes. Y para el colmo, a partir del año pasado somo un importador neto de hidrocarburos. No es de extrañar y menos de predecir que el modelo económico entró en una fase terminal, porque estrangularon a la gallina de los huevos de oro, YPFB, con un talento único. Dejaron de invertir en exploración de gas desde el 2014. Y ahora en un acto de pirotecnia ideológica y política anuncian que invertirán en Venezuela, cuando aquí en el país se aplazaron olímpicamente.

Esta decadencia del sector hidrocarburos y su consecuente impacto sobre el modelo económico también fue anunciado hace muchos años por Nostradamus Chávez.

En cuanto a eso la propaganda del Gobierno continúa impávida frente a la realidad de los hechos y bajo el cielo más puro de América dice que el modelo económico continúa exitoso.

Dados los innegables aciertos de Nostradamus Chávez, la tarifa de consulta está subiendo aunque tenemos descuentos especiales para funcionarios públicos sin segundo aguinaldo y miembros de todas las edades del Sindicato Único de Cajeros y ramas anexas. Aproveche. Call Now: 1800 NOMANEN. Se ofrecen servicios de siete fumadas poderosas para amarrar el amor revolucionario de tu vida. Lectura, en coca, sobre nuestras inversiones en hidrocarburos en Venezuela. Consulta directa con achachilas, para ver en qué terminará la sacada de entretela de los hermanos y compañeros revolucionarios. No elija lado en la piña azul, sin consultar a Nostra.