Edición Impresa

Noticias falsas y pánico en la población

José Fernando Suárez S 28/10/2019 00:30

Escucha esta nota aquí

El momento de convulsión so­cial es ideal para que se prolife­ren noticias falsas en las redes sociales que generen pánico en la población.

Circuló un audio donde una señora relataba una conversa­ción de su tío que hablaba del corte de energía eléctrica en toda la ciudad ocasionando el corte del servicio de agua. No­ticia falsa.

Llegó por el WhatsApp una no­ticia que publicó EL DEBER sobre el corte del servicio de agua potable en la ciudad realizado el 27 de junio del 2019 como si se fuera a ejecutar en estos días.

Falso. Pasaron un video donde se veía que motos de la Policía per­seguían a manifestantes en el centro de la ciudad, ellos, eran los responsable del secuestro de un joven que no aparecía. Noticia falsa.

Un comunicado del Comité donde hacía reco­mendaciones para subsistir en el paro cívico. Noticia falsa. Un video de un militar dispa­rando a todos los marchistas con arma de grueso calibre como si se tratara en el centro de La Paz.

Falso, eso pasó en otro país. Y así, la población en medio del caos ingenuamente va cre­yendo todo lo que le llega su ce­lular y lo más complicado aún es que lo reenvía sin tomarse el trabajo de verificar las fuentes, verificar el origen.

Dentro de todas las que en­viaban me llegó algo realmente responsable que quiero com­partirlo, no sé quién es el autor, pero lo considero importante: “Estimados todos, las noticias falsas están inundando las re­des, causando desinformación, zozobra y pérdida de tiempo.

Muchas de ellas causadas por los “guerreros digitales”, otras reenviadas de buena fe por nuestra gente, ambos causan­do el mismo efecto negativo.

Quiero pedirles, por favor, que toda información, sea enviada o reenviada, sea previamente verificada con mucha seriedad. Y para dar fe de que la hemos verificado, pongamos al final el texto: información verificada.

Con esto empeñamos nuestra palabra, que la información es fidedigna”. En estos momentos de con­vulsión social las redes sociales, a través del Facebook y el Whas­tApp, se han convertido en una herramienta importantísima de comunicación e información, ahora bien, no hay que creer todo lo que circula por ahí, es primordial verificar la fuente a través de algún portal o consul­tar a las entidades encargadas de prestar los servicios antes de reenviar algo que pueda causar pánico en la población.

Mante­ner la calma también es nuestra responsabilidad.