Edición Impresa

OPINIÓN

Nuestros derechos humanos ¿están en cuarentena?

Hernán Cabrera M 5/8/2020 03:00

Escucha esta nota aquí

Desde marzo a la fecha, el país está desarrollándose entre las llamadas cuarentenas rígidas y flexibles. Lo que ha significado una serie de medidas sociales, políticas y económicas para enfrentar la pandemia del covid-19, la misma que ya tiene en Bolivia más de 71.000 contagiados y más de 2.000 fallecidos. Cifras oficiales, pero la realidad nos indica otros datos aún más alarmantes.

Pero a la vez, la ciudadanía ha sido afectada en el ejercicio de sus derechos humanos, valores vitales y pilares de la democracia, los cuales tienen un robusto paraguas constitucional, legal e institucional. Desde la Constitución Política del Estado, que instituye más de 100 artículos en materia de derechos humanos, hasta la aprobación y vigencia de muchas leyes a favor del ciudadano y su bienestar en la sociedad.

Además de ello, están las instituciones del Estado que deben velar y cumplir por la vigencia de los derechos humanos. Para nombrar algunas, el Ministerio Público, la Defensoría del Pueblo, las Defensorías de la Niñez y Adolescencia, las secretarias de salud, desarrollo humano, de medio ambiente de las gobernaciones y gobiernos municipales, etc.

O sea de leyes, de instituciones del Estado y de convenios internacionales no nos podemos quejar. Hay un fuerte paraguas de protección y defensa de los derechos humanos, aunque sin duda, pueden surgir dudas, como la que muchas veces nos hemos realizado: ¿Y todas esas leyes se cumplen o en qué medida son eficaces? ¿Las instituciones del Estado cumplen con su rol, como lo establecen las leyes? ¿Son suficientes estas leyes o faltan más para fortalecer una cultura de derechos humanos en Santa Cruz y el país?

Pero los derechos humanos no son conceptos abstractos, ni propiedad de nadie, ni tampoco su gestión y su lucha solo corresponde a los abogados, académicos o eruditos. La lucha por los derechos humanos es esencialmente social y política, y nos compromete a todos, porque usted amable lector y todos los ciudadanos, somos protagonistas y sujetos de los derechos humanos.

Rolando Villena, que ejerció el cargo de Defensor del Pueblo desde el 2010 al 2016, en una de sus intervenciones decía claramente: “Este día y cada día es para demandar, reclamar y exigir que los derechos dejen de ser enunciados abstractos, ideales etéreos y leyes que no se cumplen y se tornen en realidades comprensibles, exigibles y practicables”.

De eso se trata, de que cada uno de nosotros consolidemos esos espacios y esas demandas del ejercicio de nuestros derechos. El poeta y periodista cubano, José Martí, decía no esperes que el Estado te regale los derechos, tienes que arrancárselos desde sus entrañas y ejercerlos a plenitud. Y en estos tiempos de pandemia y cuarentena, tus derechos, nuestros derechos están más vigentes que nunca, aunque tuvimos que respetar las restricciones como el no salir de casa, no poder viajar, o transportarnos a otro lugar, las reuniones que se prohibieron, también registrándose serias vulneraciones a los derechos laborales, como los despidos; y las amenazas de violencia que llegan desde los dos bandos. 

Las restricciones de las cuarentenas fueron por el bien mayor, por el derecho supremo, que es la vida y el derecho fundamental e indispensable para el ejercicio de los demás derechos, la salud.

Frente a esta realidad intensa que vivimos hoy en día en Bolivia, asumamos con la firme convicción que nuestros derechos están plenamente vigentes, presentes y son los valores y principios esenciales que condicionan el ejercicio de la función pública y privada, y nuestro rol como ciudadanos de la democracia, de no esperar sentados que los derechos lleguen donde estás, sino que esta cuarentena nos pone a prueba para ser mejores ciudadanos, nos saca de nuestros privilegios, así como lo planteaba el líder negro, Martin Luther King: “La medición máxima de un hombre no es en qué postura está en momentos de comodidad y conveniencia, sino en qué postura está en tiempos de desafío y controversia”.