Escucha esta nota aquí

Por Martin Vallejos Tarqui, economista

Los objetivos macroeconómicos propuestos para 2021 fueron cumplidos. El Programa Fiscal Financiero 2021 (PFF-2021) es el principal instrumento de coordinación de las políticas macroeconómicas y tiene como objetivo volver a la senda de crecimiento sostenible; en este marco los objetivos del PFF-2021 fueron un crecimiento del PIB de 4,4%, tasa de inflación de 2,6% y déficit fiscal de 9,7% del PIB. 

Para alcanzar estos objetivos, se implementaron diferentes instrumentos de política económica y se retomó una política fiscal expansiva mediante mayor inversión pública, apoyada en el financiamiento interno bajo un contexto de alta liquidez en el sistema financiero. Estas políticas se han reflejado en resultados positivos para 2021 donde se estima un crecimiento del PIB alrededor de 6%, inflación de 0,9% y un menor déficit fiscal, es decir todos los objetivos del PFF-2021 se habrían cumplido con márgenes.

Sin embargo, las metas cuantitativas del PFF-2021 que son: Financiamiento al Sector Público, Crédito Interno Neto del BCB total y al SPNF, y Reservas Internacionales Netas, habrían registrado desvíos, debido a que el financiamiento externo previsto fue reemplazado por financiamiento interno.

Esta salvedad ya estaba contenida en el PFF-2021, por lo que la Decisión de Ejecución del PFF suscrito indica textualmente “las metas cuantitativas estarán sujetas al comportamiento del contexto externo y la pandemia; en la medida en que se presente un mayor deterioro de los factores externos o el rebrote del COVID-19 se intensifique, se requerirá un mayor financiamiento de las diversas fuentes para contrarrestar estos eventos”.

Por un momento volvamos a la gestión 2020, donde las autoridades del gobierno transitorio formularon el Programa Financiero (PF-2020) en dos oportunidades (la primera en febrero y la segunda el septiembre) porque se subestimó los efectos de la crisis sanitaria mundial y por su mal manejo de las finanzas públicas, lo que le llevó a cometer errores de pronóstico en cuanto a los objetivos principales de crecimiento de la economía, el comportamiento de los precios y el déficit fiscal, errores que el gobierno democráticamente electo tuvo que corregir con una nueva revisión en el mes de diciembre.

En el primer PF-2020 se estimaba un crecimiento de 3,5%, bastante optimista en un escenario donde ya se sabía que el COVID-19 se expandía a nivel mundial, luego pasaron a revisar esta proyección a una tasa negativa de 6,2%, una caída bastante moderada tomando en cuenta la mala administración de la pandemia y la convergencia hacia una política de ajuste fiscal vía inversión pública en plena crisis sanitaria, claro está que al final del año se tuvo que sincerar la caída del producto que superaría el 8,8%. Por su parte la inflación pasó de 3,4% a 1,1%, debido a menores impulsos por el lado de la demanda agregada.

El objetivo del déficit fiscal aumentó significativamente, de un déficit de 6,6% con un espíritu de ajuste fiscal a uno de 12,1% del PIB, es decir en 7 meses se dieron cuenta que el déficit aumentaría en Bs12.442 millones. Este “pequeño error de pronóstico” ocasionó que los créditos del BCB al TGN aumentaran de Bs4.137 millones a Bs15.553 millones y se genere una brecha de financiamiento bastante amplia, misma que el actual gobierno democráticamente electo tuvo que sanear teniendo como resultado aumento de la deuda a Bs21.435 millones.

 En síntesis, esta deuda se originó por la mala administración de recursos del gobierno transitorio que se tradujo en casos de corrupción, daño a la rentabilidad de empresas públicas como BOA, ENTEL, por ejemplo.

Hoy llama la atención que algunos “analistas económicos” se hayan pronunciado respecto al PFF-2021, cuando en 2020 se hizo una suerte de adivinanzas con el PF-2020 y con el rumbo de nuestra economía, que al final tuvo que ser corregido por el actual gobierno. Por otro lado, lo más importante del PFF-2021 es el cumplimiento de los objetivos más allá de las metas cuantitativas que pueden ser perfectibles.



Comentarios