Edición Impresa

OPINIÓN

OMS, posturas y desafíos para el control definitivo del Covid-19

1/8/2020 03:00

Escucha esta nota aquí

Dr Himbert Hurtado G. MPH, Epidemiólogo 

El Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesud, director de la OMS, nacido en Etiopia, exministro de Salud, sostenía lo siguiente: “El Covid-19 debe ser considerado actualmente el enemigo público número uno para toda la humanidad, que va a tener consecuencias políticas, sociales y económicas peores que las de cualquier acto de terrorismo”, continúa señalando que, por ahora, debemos prepararnos para usar las armas que tenemos al alcance en la lucha contra este virus y señala que la OMS tiene probabilidades realista de parar su propagación en el mundo.

Menciono al director OMS, porque el mundo ha cifrado todas sus esperanzas en sus opiniones, afirmando categóricamente la gravedad de la enfermedad y sus consecuencias, la existencia de instrumentos sanitarios realistas para detener y controlar la pandemia, que quisiéramos que sean más rápidas. En conclusión, asume retos y desafíos; sin duda, hay opiniones duras en contra su gestión, aunque históricamente desde su creación, (1948), siempre hubo problemas, pese a sus notables éxitos como la erradicación de la viruela, poliomielitis o sarampión.

La actual gestión de la OMS tiene elementos cuestionables: burocracia, lentitud en la toma de decisiones, demora en la declaratoria de pandemia, rigor científico a ultranza para lo terapéutico y los estudios epidemiológicos, manejo de la cadena de transmisión (agente, huésped, medio ambiente), la interacción de los tres componentes explica la aparición de las enfermedades como el Covid-19.

La población exige aclarar y dar respuesta a preguntas como: ¿Los pacientes asintomáticos y los sintomáticos contagian o no? La Universidad de Padua, en Italia, (fundada el año 1222) realizó un estudio epidemiológico, al parecer recientemente compartido con el Imperial College de Londres, el valor de la investigación es que sus conclusiones fueron concluyentes sobre la carga viral (cantidad del virus en las gotitas al toser, al hablar o estornudar). Sostiene que es similar en ambos pacientes, ambos pueden contagiar de manera similar; hay que remarcar que un 40% de la población estudiada no tenía síntomas. 

En consecuencia, la toma de muestras de laboratorio, tienen un gran valor para dimensionar gravedad, dispersión, pronóstico y evolución de la epidemia, sumado al aislamiento y las otras medidas, eso es medicina preventiva. En Bolivia se mantiene muy baja la cobertura de muestras de laboratorio, pruebas de costo accesible, la vigilancia epidemiológica con aislamiento tiene un efecto sobre la dispersión, me quedo con el entusiasmo del investigador principal de Padua, Dr. Andrea Crisanti, que decía: “A pesar de la transmisión silenciosa y explosiva, la enfermedad puede controlarse,”.

También se dio respuesta a otra interrogante referida a las formas de contagio y mecanismos de transmisión. Señalan que está clara la transmisión directa del Covid-19 de persona a persona, viaja por el aire, siendo la vía la respiratoria por donde ingresa el microbio; el tamaño de las gotitas es de gran significado, las pequeñas, de menos de 5 nanómetros (0,001 micrómetros), quedan en suspensión, no se sabe el tiempo exacto; las grandes, de más de 5 nanómetros, por su peso y la acción de la gravedad, caen rápido, si hay ventilación se las lleva el viento, por lo que el cruce de aire en espacios cerrados evita el contagio. Un supuesto, las gotitas que caen reducen la carga viral y su potencial.

Concluyo con dos cosas importantes: la primera, que el personal de salud de los hospitales es de primera línea, son gladiadores, espartanos, sienten cansancio, agotamiento físico y mental y están decepcionados por la falta de empatía de nuestra gente. Para la segunda conclusión menciono un poema que le di corte de pertinencia con el covid-19, es de Mario Benedetti, poeta, periodista uruguayo: “Cuando la tormenta pase (pandemia) y se amansen los caminos (¿control, eliminación?). Y seamos sobrevivientes (sanos, asintomáticos o enfermos curados) de este naufragio colectivo, seremos felices”. 

Finalmente, la OMS coordina los ensayos clínicos terapéuticos en busca del medicamento ideal y de las vacunas por el bien de la humanidad.