Escucha esta nota aquí


Un avión Boeing 767 de Boliviana de Aviación procedente de Bombay (India) llegó este jueves a Santa Cruz con un cargamento de 20 toneladas de medicamentos destinados a combatir la pandemia del coronavirus en días en que la presión del virus ha vuelto a subir en todo el país en el contexto de la llamada segunda ola.

Parte del cargamento son 30.000 dosis del fármaco Remdesivir, antiviral autorizado en Estados Unidos y la Unión Europea en pacientes con Covid-19 y que tiene la virtud de acelerar la mejora de pacientes hospitalizados con neumonía y necesidad de oxígeno. Reduce la recuperación en 30 por ciento y en muchos casos su utilización puede ser la diferencia entre continuar viviendo o morir.

El Gobierno informó que compró cada dosis de Remdesivir a un precio unitario de 40 dólares, gracias a la adquisición directa de un gran lote y sin intermediarios, que representa la octava y hasta la veinteava parte del precio especulativo en que se estuvo comercializando en Bolivia (entre 300 y 860 dólares por unidad).

El fármaco será distribuido de manera gratuita en pacientes del Sistema Único de Salud (SUS) y a través de las cajas de la seguridad social. También se dispondrá de una parte para la venta en el sistema privado, pero aún no se especificó qué precio tendrá en las farmacias. Es de esperar que el Gobierno determine un precio razonable y fijo para la venta a los usuarios y así evitar nuevas especulaciones.

Otros medicamentos que llegaron en el mismo vuelo son Meropenem, Propofol, Dobutamina Clorhidrato y Vancomicina.

Inicialmente no se conoce qué cantidades serán distribuidas en cada departamento del país, pero el ministro de Relaciones Exteriores, Rogelio Mayta, adelantó que las entregas se harán de acuerdo a los requerimientos. El canciller informó que la compra por lotes que hizo el Gobierno boliviano representa un ahorro de 9,5 millones de dólares.

La oportuna compra estatal de medicamentos destinados a aliviar a los enfermos del Covid-19 es una medida acertada en medio de la crisis sanitaria y contribuirá no solo a socorrer a los más necesitados, sino también a frenar la ola de especulación con los precios que ninguna autoridad, ni local, departamental o nacional, pudo detener tanto en farmacias que cobran lo que mejor les conviene como en redes sociales, donde la venta y la especulación tampoco tiene control.

En paralelo, en estos días comenzó a divulgarse el primer plan gubernamental para encarar el proceso de vacunación: se prevé vacunar a 83.500 personas por día siempre y cuando se trabaje simultáneamente en los 4.123 establecimientos de salud públicos, los 52 de la seguridad social y las unidades móviles controladas por brigadas médicas.

Según el director del Plan de Inmunización en Bolivia, Max Enríquez, el plan de vacunación será gradual y progresivo y se espera, en sus previsiones, que en la segunda semana de agosto se cuente con una gran parte de la población vacunada.

Naturalmente, la primera condición para que se cumpla el plan es asegurar la llegada oportuna de las vacunas. La vacuna rusa Sputnik V llegará en tres lotes de aproximadamente 1,7 millones en cada caso; las de AstraZeneca llegarán en cuatro envíos hasta completar cinco millones; las 500 mil vacunas chinas de Sinopharm llegarán en un solo envío; y las del mecanismo Covax llegarán al país en cinco lotes. Lo que aún no se sabe son las fechas de llegada de todos esos inyectables.

Comentarios