Edición Impresa

Oración y clamor por Bolivia

Gary Antonio Rodríguez A 30/10/2019 03:00

Escucha esta nota aquí

“Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu Reino y há­gase tu voluntad en nuestro país, bendito Dios Altísimo; entroníza­te en los corazones de todos los bolivianos, danos la paz que tanto ansiamos y que no hemos podido tener en años por la ignorancia -al no conocerte- o negligencia, al habernos apartado de Ti. 

En este tiempo de aflicción -re­conociéndonos necesitados de Ti, Padre amado- te pedimos en el nombre de Jesús misericordia para Bolivia. 

¡Guarda a nuestros padres, a nuestros cónyuges, a nuestros hijos, hermanos y a no­sotros mismos, para que el mal no nos alcance! Intercedemos también -Señor Dios y Padre- por las autoridades civiles, militares, policiales, legislativas, ejecutivas, judiciales, eclesiásticas y electora­les, para que la luz de tu Santo Es­píritu ilumine su entendimiento, para que actúen conforme a tus designios en aras de la paz. 

Grande es el temor en la gente -oh Dios- perdona a tu pueblo por mirar al hombre buscando una solución, cuando nuestra esperanza debería estar deposi­tada solo en Ti, el Creador de todo cuanto existe. Frente a esta adver­sidad, Señor…¿a quién iremos? Alzamos en este día nuestras manos y nuestra mirada al cielo, seguros de que nuestro socorro viene de lo Alto, de Ti, Señor. 

Y así como Israel estuvo un día atribulado enfrente del Mar Rojo, perseguido por el ejército egipcio, y Tú lo salvaste con mano pode­rosa, haz que no veamos más la situación o la amenaza, sino que vayamos a Ti, que te miremos a Ti y esperemos de Ti, porque en Ti habremos confiado, no en nues­tras fuerzas sino en tu promesa para que tu paz venga a nosotros aun en medio de la tormenta. 

Entonces -pase lo que pase- no temeremos más pues Tú estarás de parte nuestra para infundirnos aliento y darnos la victoria que en Ti aguardamos, porque nos amas y nos guardas como a hijos tuyos. 

Venimos ante Ti y postrados invocamos tu señorío, pedimos perdón por nuestros pecados -tanto de gobernantes como de gobernados- confesamos a Jesús como el Señor y Salvador de Bo­livia y nos rendimos ante tu Es­píritu Santo para que nos ayude a cambiar de vida, y a andar por el camino de la obediencia a tu voluntad, agradable y perfecta”.